scorecardresearch

Si no hay camiones, no habrá reparto

GUILLERMO ARCE
-

Las patronales del transporte insisten en su voluntad de parar entre los días 20 al 22 amenazando con ello a toda la cadena de suministro previa a la Navidad

Si no hay camiones, no habrá reparto - Foto: Christian Castrillo

En la paquetería y el reparto a domicilio crece la preocupación por  el paro convocado en el transporte entre los días 20 y 22 de diciembre, fechas clave para la campaña de Navidad.  Si no hay movimiento de camiones, de cargas completas, tampoco habrá  tráfico de furgonetas y la conocida como 'última milla' quedará desabastecida. 

La novedad en torno a este problema es que no hay novedades, es más, a tres semanas vista de la convocatoria, el Comité Nacional del Transportes por Carretera (CNTC) amenazó a final de la pasada semana que los paros serían indefinidos si no había avances en las negociaciones.

Eusebio de Miguel, presidente de las empresas de transporte de cargas completas (Astracc), insiste en que estos últimos días del año son de alta intensidad logística y el sector está «muy herido», sobre todo por el extraordinario alza de los combustibles, que suponen entre el 30% y el 40% de las empresas. «El 30% de alza en los precios que sufrimos es imposible de repercutir a los clientes, se dispararía el IPC...».

A los combustibles suman la falta de conductores, los tiempos de trabajo «interminables» en las plataformas logísticas y los crecientes peajes por el uso de las carreteras. «Por ahora, no tenemos ninguna respuesta a nuestra demanda...».

De Miguel asegura que nadie en el sector desea parar en unas fechas tan críticas, aunque desde que se anunció el conflicto ya se están anticipando los tráficos y llenando los almacenes para evitar problemas.

«Nosotros estamos participando en este tráfico porque queremos hacer el menor daño posible con el parón. Hay que tener en cuenta que más del 80% del recorrido del paquete que llega a los hogares estos días ha transcurrido en camión dentro de carga completa». De hecho, en muchas ocasiones, tres cargas completas de un camión son tres fraccionadas para furgonetas y pequeños camiones de reparto.

«Necesitamos un pequeño movimiento que demuestre la buena fe en la negociación de la  Administración». De hecho, en una encuesta realizada entre el centenar de socios de Astracc, apenas un 20% ha manifestado su deseo de hacer paros en su actividad. «No queremos parar, pero sí llamar la atención de que trabajamos para la sociedad y que ésta debe ser consciente de nuestra ruina» .