scorecardresearch

El renting pisa el acelerador

Carlos Cuesta (SPC)
-

El mercado del alquiler de automóviles a largo plazo repunta en España con un volumen de ventas de 4.970 millones de euros en los 11 primeros meses, una cota que el sector no preveía alcanzar hasta el año 2023

El renting pisa el acelerador

El sector del automóvil está inmerso en una profunda transformación marcada por la llegada de una nueva tecnología de motores eléctricos más sostenibles y con la fecha del final de la mecánica de combustión e híbrida. Una realidad que, junto a la escasez de componentes y microchips, así como también el encarecimiento de las materias primas, está ocasionando una profunda crisis en una industria estratégica que genera en España el 10% del PIB y el 9% del empleo total.  

En este contexto, el sector del alquiler de vehículos a largo plazo no solo ha conseguido sobreponerse al impacto negativo de la pandemia sino que ha salido reforzado. Las empresas y particulares han permitido un avance del renting que estaba no previsto gestionar en España hasta, al menos, el 2023.

La Asociación Española de Renting de Vehículos (Anfac) señaló que cifra destinada en el país a la adquisición de nuevos vehículos de alquiler a largo plazo durante los 11 primeros meses del año ascendió a 4.970 millones de euros, lo que supuso un incremento del 31,6% en comparación con el mismo período del año anterior.

Los economistas consideran que las razones más poderosas en este desarrollo han sido, por un lado, el creciente interés por el vehículo privado ante el escenario sanitario que aún se vive, especialmente en las grandes ciudades, y el miedo al contagio de las nuevas variantes como la de ómicron. Asimismo, otra poderosa razón es la que defiende que las familias optan por esta modalidad para asegurarse liquidez financiera ante posibles adversidades como la pérdida del empleo o una enfermedad.

La  elección de un automóvil en renting frente a uno en propiedad es que asegura la movilidad sin comprometer un gran desembolso que, en el caso de los vehículos eléctricos actuales, supera los 30.000 euros para los modelos más sencillos. Es decir, el alquiler de un coche a largo plazo traslada tranquilidad a los conductores al ser una decisión más económica a corto plazo que la compra tradicional y ofrece la posibilidad de cambiar de modelo sin necesidad de hacer ningún tipo de papeleo ni de gestiones, puesto que trae incluido todos los gastos de mantenimiento salvo el combustible.

Solo en el tercer trimestre de este año, ha crecido un 5,04% hasta superar las 771.000 unidades, y del 14,5% de usuarios, a día de hoy, ya que se contabilizan más de 242.000.

Desde la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) sostienen que si bien el alquiler de vehículos a largo plazo ya era un modo de movilidad cada vez más en boga, tras la pandemia, se ha fortalecido y está encajando en muy bien en las nuevas generaciones.

Asimismo, los vehículos de transporte profesional de mercancías acaparan la mayor demanda de este segmento, aunque la modalidad del alquiler que mayor crece es la de turismos. Así, los modelos más demandados por los clientes de alquiler a largo plazo son los turismos, las furgonetas y las pick up que, en el pasado mes de octubre, absorbieron un 30,84% de las matriculaciones en España, sin olvidar que los modelos que mayores crecimientos está registrando en lo que llevamos de año son los de turismos que han repuntado un 5% y supone el 24,93% de las matriculaciones.  

Eficiencia

En un escenario complementario, los analistas destacan como la mentalidad por la sostenibilidad y la eficiencia es un factor cada vez a tener más en cuenta y, de hecho, los modelos más ecológicos como los propulsados por electricidad, gas, híbridos o de hidrógeno, acapararon un 27,98% de los coches en renting en octubre, frente al 18,2% de un año antes.

Y, finalmente, un aspecto que está potenciando en mayor medida este sector es el Plan Moves III dotado con 400 millones de euros para financiar la compra de modelos más sostenibles.

ARCHIVADO EN: España, Empleo, PIB, Mercados