Anduva quiere hacer historia otra vez

R.C.G.-Ó.C.
-

El Mirandés busca esta noche colarse en los cuartos de final de la Copa del Rey ante el Sevilla. Los andaluces no se fían y han viajado con todas sus estrellas. Carlos Julio e Íñigo Vicente son baja en los rojillos

Guridi y Matheus celebran el gol del brasileño al Celta en la pasada eliminatoria. - Foto: Truchuelo

Cuando el Mirandés puso patas arriba el fútbol nacional al clasificarse para una semifinal de Copa,  todo el mundo pensaba que era una hazaña inigualable. Pero los rojillos estuvieron a punto de repetir poco tiempo después, concretamente hace cinco años, cuando se colaron en los cuartos de final. Su verdugo en aquella ocasión fue el Sevilla, el rival que visitará esta tarde un Anduva que quiere hacer historia otra vez para meterse entre los ocho mejores. 

Los de Andoni Iraola se medirán a uno de los equipos  españoles más laureado de la última década ya que el Sevilla ha sumado a su palmarés varios títulos nacionales y europeos en este periodo. Por si había alguna duda de que los hispalenses se toman en serio esta competición, Julen Lopetegui se ha encargado de despejarlas con una convocatoria en la que están todas las estrellas. Solo Carriço y Bono, que arrastran molestias musculares, se han quedado fuera de la lista ya que el resto de jugadores ha viajado hasta Miranda, por lo que el técnico deberá hacer descartes a última hora. Tampoco ha sido citado el canterano Bryan Gil porque está a un paso de cerrar su cesión al Leganés. 

En el Mirandés habrá cambios respecto al once de Málaga aunque Iraola alineará un equipo muy similar al que viene compitiendo cada jornada ya que ha dejado claro que hay futbolistas en la plantilla con los que no cuenta. Las únicas bajas son Íñigo Vicente y Carlos Julio. 

La duda está en la portería ya que Raúl Lizoain acaba de fichar y  el míster podría apostar bajo palos por Limones a pesar de que suma muchos minutos en las piernas. 

"Tenemos que hacer valer el factor campo", asegura Iraola, quien espera que el apoyo de la grada permita equilibrar la balanza ante el que en su opinión es "el equipo más fuerte físicamente de Primera". 

Aunque futbolísticamente el Sevilla es superior, el míster mirandesista recuerda que en la Copa entran en juego otros factores. "Es una competición diferente en la que no cuenta solo el fútbol, sino el alma y el espíritu, y eso lo tenemos", remarca. Además el técnico alabó a  Lopetegui porque "es una referencia para muchos de los que estamos empezando". 

Por su parte el entrenador sevillista no esquivó la importancia del encuentro de esta noche y al ser a partido único recordó que "no hay segundas oportunidades en una final". 

De los rojillos destaca que "llevan sin perder en su estadio desde agosto" y para justificar la buena racha, el técnico sacó todos los elogios al calificar al Mirandés como "complejo, difícil, bien dirigido y con buenos jugadores que nos van a obligar a hacer un gran partido". 

De esta manera el preparador de los hispalenses fue cuestionado por la exigencia de jugar en el feudo rojillo y matizó que "la dificultad de Anduva es el Mirandés, el equipo que lo pisa, que es uno de los conjuntos que mejor juega a fútbol de su categoría".