Un objetivo que se resiste

David Alonso
-

La EPA refleja una desaceleración en el mercado laboral de la Comunidad, que sigue sin alcanzar el reto del millón de ocupados a pesar de crecer en más de 20.000 empleos en el último trimestre

Imagen de un trabajador del sector industrial, el que más ocupados pierde. - Foto: Luis López Araico

Salamanca. Veintisiete de abril de 2015. Campaña electoral de los comicios autonómicos que se celebraron ese año. El entonces candidato a la reelección al frente de la Junta,JuanVicente Herrera, se marca un objetivo a medio plazo:llegar al millón de personas ocupadas en Castilla y León antes de 2020. Hoy, cuatro años más tarde y cuando faltan menos de cinco meses para el plazo fijado, la Comunidad sigue sin traspasar esa barrera psicológica que por momentos el anterior Ejecutivo regional rozó, pero que ya no podrán computar como logro propio. La Encuesta de Población Activa publicada esta semana ha impedido que Herrera y los suyos se llevasen una medalla que con tanto ahínco buscaron -el anterior consejero de Empleo,Carlos Fernández Carriedo, aseguró a este periódico hace un año que no descartaban lograr el millón antes de las elecciones-, ya que al cierre del segundo trimestre de 2019, en la Comunidad había 989.600 ocupados, cuatro mil más que hace un año. Los más de 25.000 trabajadores ganados respecto al trimestre anterior no han servido para detener ese juego del ‘Gato y elRatón’ que mantienen Castilla y León y la EPAdesde hace ya varios trimestres en busca del objetivo de sobrepasar el millón de ocupados.
Con estos datos, la Comunidad tendrá que esperar a que la campaña de verano sea lo suficientemente buena como para romper un techo de cristal que se le resiste a la región desde hace siete años, cuando en septiembre de 2011 Castilla y León registró 1.012.800 trabajadores. Desde entonces, una montaña rusa de subidas y bajadas cuyo punto más alto, y con el que se tocó con la yema de los dedos el objetivo de millón de ocupados, fue en septiembre del año pasado, cuando la EPA certificó 997.000 trabajadores. Sin embargo, la tradicional estructura de empleo de la Comunidad -gana ocupados en el segundo y tercer trimestre, pero los pierde en el primero y cuarto- tiró por la borda las posibilidades.
Un reto que ya ha asumido el nuevo consejero de Empleo e Industria, GermánBarrios, que el día de su toma de posesión aseguró que la Comunidad llegará al millón de ocupados, «aunque será muy difícil».

Un objetivo que se resiste
Un objetivo que se resiste - Foto:
Ralentización

A pesar de seguir mejorando sus cifras laborales, lo cierto es que la EPA ha dibujado una desaceleración en la ocupación regional, que respecto al mismo trimestre del año pasado apenas creció un 0,4 por ciento -4.000 personas-, casi seis veces menos que la media nacional(+2,38 por ciento), siendo, a excepción de Asturias, la única autonomía que registró cifras negativas en toda España, la que menor variación interanual registró. 
Un dato regional muy inferior a los 10.000 ocupados que ganó Castilla y León en 2018, o los 25.000 logrados el año anterior. Sin embargo, de mantenerse la mejora de ocupados de este trimestre, la Comunidad podría alcanzar el millón en septiembre. 
Respecto al junio del año pasado, Castilla y León ha perdido ocupados en el sector industrial y la construcción, mientras que la agricultura y los servicios certificaron evoluciones al alza.
Según la Encuesta de PoblaciónActiva, al cierre del segundo trimestre había 684.000 personas empleadas en el sector servicios, 14.000 más que hace un año; 176.400 en la industria, 11.000 menos; 65.100 en el sector primario, 3.100 más; y 64.000 en la construcción, 1.800 menos.