Paran una furgoneta cargada de marihuana en el Valle de Mena

DB
-
Paran una furgoneta cargada de marihuana en el Valle de Mena

Fue parado para notificarle una infracción de tráfico cuando los agentes del Subsector de Tráfico se percataron de un fuerte olor que salía del vehículo

La Guardia Civil ha detenido en el Valle de Mena a J.M.A.B., de 31 años, como presunto autor de un delito de tráfico de drogas, y ha mrequisado 2.500 gramos de marihuana.

Los hechos ocurrieron días atrás, cuando efectivos del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Burgos observaron a un conductor que hacía uso del teléfono móvil mientras circulaba por la carretera CL-629.

Los Agentes le pararon para interesarse por tal conducta y confeccionar un boletín de denuncia a efectos de notificación por la infracción observada; una vez parado y mientras era identificado, percibieron un fuerte y característico olor de esta planta que salía del interior de la furgoneta.

Un somero registro al interior del habitáculo de carga descubrió varios sacos repletos de restos de tallos y ramas, así como dos botes de pintura que contenían cogollos secos de marihuana, con un peso de 2.500 gramos que han sido aprehendidos.

Con el apoyo de Fuerzas de Seguridad Ciudadana de la Comandancia, J.M.A.B. ha sido detenido como presunto autor de un delito de tráfico de drogas, instruyéndose diligencias que serán entregadas en el Juzgado de Instrucción número 2 de Villarcayo.

 

PENAS DE PRISIÓN

Desde la Guardia Civil se recuerda, que nuestro Código Penal contempla que: “los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines serán castigados con penas de prisión y multa”.

En contra de la creencia popular, que considera la marihuana como una “droga blanda”, el cultivo y/o elaboración de ésta, en cualquiera de sus variedades, independientemente de su peso y cantidad, sea al aire libre o en campo abierto, en zona cerrada o terreno particular, es constitutivo de delito contra la Salud Pública.