El Consistorio ensayará con buses búho las paradas a demanda

J.M.
-

El proyecto piloto persigue que las mujeres estén más seguras al poderse bajar del autocar más cerca de su destino. Las pruebas se iniciarán en el mes de septiembre

El Consistorio ensayará con buses búho las paradas a demanda - Foto: Alberto Rodrigo

El nuevo Ejecutivo municipal quiere poner en marcha a partir del próximo mes de septiembre un proyecto piloto para que las usuarias de los autobuses urbanos puedan solicitar a los conductores de los autocares que detengan el vehículo en una zona más próxima a su destino que la que les ofrecen las paradas actuales. El concejal de Movilidad, Josué Temiño, avanzó que la idea es ensayar primero con las líneas que realizan los trayectos búho (nocturnas) y poder exportar luego la iniciativa al resto de itinerarios.
Las llamadas ‘paradas a demanda’ hace ya un tiempo que existen en países como Francia y Alemania y en España este modelo ya ha sido replicado en ciudades como Vigo, Bilbao, Sevilla, Terrasa, Zaragoza... Ahora el objetivo es implantar el modelo en Burgos ya que el PSOE, aunque también Podemos, llevaban esta promesa en el programa electoral con el concurrieron a las elecciones del pasado mes de mayo.
El objetivo de esta iniciativa es proporcionar una mayor protección a las mujeres para tratar de disminuir el trayecto que hacen a pie en aquellos momentos del día en los que ha anochecido y en los que el género femenino pasa más miedo al pasear. Temiño recalca en todo momento que Burgos «es una ciudad segura», pero eso no impide que sea conveniente adoptar medidas de este tipo.
El ensayo se realizará primero en las líneas búho, que están operativas durante el curso académico y que circulan, dependiendo de la ruta, hasta las 2 y las 3 de la madrugada.
En la capital existen dos itinerarios que realizan este servicio. Uno de ellos comunica el inicio de la avenida del Arlanzón con Gamonal y el otro, de menor duración, discurre entre la Carretera de Arcos y Villímar y durante su recorrido pasa por la zona del centro cívico de Río Vena.
El edil de Movilidad detalla que la idea que manejan es que las usuarias del autobús sean las que comuniquen a los conductores que desean bajarse del autocar en un punto determinada. Eso sí, Temiño explica que en los próximos meses estudiarán cuáles son los mejores puntos para que se detenga el vehículo ya que también se persigue que la parada del bus se produzca en un lugar donde pueda parar de forma segura y sin generar problemas en el tráfico.
Tras comprobar el funcionamiento de esta iniciativa y perfeccionarla, la idea es exportarla a otras líneas. Temiño tiene previsto hablar estos días con el comité de empresa.