Charla con los valientes desenterradores de Sad Hill

DB
-

La Fundación Caja de Burgos proyecta mañana en Aranda el documental sobre el sueño hecho realidad de la asociación cultural que rescató el cementerio de El Bueno, el feo y el mal. Posteriormente, habrá un coloquio con los protagonistas

Charla con los valientes desenterradores de Sad Hill - Foto: Jesús J. Matías

El auditorio de la Fundación Caja de Burgos acoge mañana viernes, 29 de marzo, a partir de las 19.30 horas, la proyección de Desenterrando Sad Hill (2018), de Guillermo de Oliveira, película ganadora de la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos 2019, nominada a Mejor Largometraje Documental en los Premios Forqué 2019 y a Mejor Película Documental en la 33 Edición de los Premios Goya. Tras la proyección se celebrará un coloquio con el equipo de la asociación cultural Sad Hill. La entrada es libre hasta completar el aforo.

Desenterrando Sad Hill narra la increíble historia de una de las localizaciones más famosas de la historia del cine. En 1966, el Ejército español construyó un enorme cementerio con más de 5.000 tumbas en el Valle de Mirandilla, en Burgos para la escena final de la película El bueno, el feo y el malo, de Sergio Leone. El lugar quedó completamente abandonado tras el rodaje y durante cuarenta y ocho años la vegetación cubrió cada tumba. Medio siglo después de El bueno, el feo y el malo, un grupo de fanáticos se propone reconstruir el icónico cementerio de su escena final.

El documental no se queda sólo en los territorios burgaleses, sino que va a buscar testimonios tanto de implicados (los mismísimos Clint Eastwood, Ennio Morricone y otros miembros del equipo original del filme aparecen entrevistados) como de fans declarados de su legado, desde Álex de la Iglesia hasta Joe Dante, pasando por el cantante de Metallica, James Hetfield. A través de todas estas declaraciones la película apela desde su increíble historia particular a un sentimiento universal: la facultad del cine de alojarse en los sueños y las motivaciones de los aficionados y su capacidad de penetración en la memoria popular.