Suben a 7 casos los positivos en Aranda, 5 hospitalizados

I.M.L.
-

Los servicios sanitarios en la capital ribereña vivieron ayer una jornada intensa mientras las calles de la comarca se quedaban casi vacías, con negocios cerrados y supermercados con mucha clientela

Durante todo el día, los habitantes de Aranda y la comarca evitaban salir a la calle a no ser que fuese imprescindible para realizar alguna compra en los pocos establecimientos abiertos. - Foto: DB

La jornada del sábado en la comarca ribereña arrojaba un saldo de sobresaturación en los supermercados y tiendas de alimentación y de incremento de los casos positivos detectados en la zona. Al cierre de esta edición, la únicas cifras fiables que se proporcionaron desde el ámbito sanitario elevaban hasta ocho los pacientes con Covid-19 detectados en la zona, el doble que los registrados el viernes, jornada en la cual se estrenaba el marcador de contagiados en la comarca.

Entre estos positivos, tres están ingresados en el Hospital de los Santos Reyes, dos se han derivado al HUBU, otros dos están en aislamiento domiciliario, al igual que uno más que partió de la localidad soriana de Langa de Duero y allí permanece en su casa. 

Mientras en el centro hospitalario se trabajaba a destajo para atender a todos los pacientes, tanto los positivos como los ingresados por otros motivos, en las calles se empezaba a notar la concienciación de la sociedad para atender a las medidas de prevención implantadas por las autoridades. Comercios cerrados, la mayoría de los bares y restaurantes también, y los que abrían fueron cerrando a lo largo del día, calles casi desiertas o escaso tráfico eran la tónica general. 

Solo los supermercados permanecían abiertos, junto a las farmacias y otras tiendas de alimentación, como panaderías. Mientras que a las puertas de estos dos tipos de establecimientos se veían colas de clientes en la calle, guardando una distancia de seguridad, para no amontonarse dentro de los establecimientos, en muchos supermercados se registraban riadas de clientes que hacían compras masivas mientras los dependientes intentaban reponer los producto y guardar las mínimas medidas higiénicas. Responsables de varios supermercados de la capital ribereña y de la comarca hacían una llamada a la clama asegurando que el abastecimiento de productos está garantizado, pidiendo a los clientes que compren con responsabilidad y que acudan de manera escalonada a los establecimientos. 

Una llamada a la responsabilidad que no dejaba de repetirse por parte de las autoridades locales a través de redes sociales, en las que difundieron un vídeo con la participación de casi todos los portavoces municipales en el Ayuntamiento de Aranda instando a la gente a que permanezca en casa el mayor tiempo posible.