scorecardresearch

Educación ultima una norma contra los cambios en la ESO

SPC
-

Lucas reitera que Castilla y León contará con una prueba final en junio al finalizar la etapa obligatoria

La consejera de Educación, Rocío Lucas, ayer en Valladolid. - Foto: Ical

La consejera de Educación, Rocío Lucas, aseguró ayer que la Junta ultima la elaboración de una norma para dar «seguridad jurídica» y «cobertura» a los centros con los cambios en Cuarto de la ESO. En este sentido, quiso lanzar un mensaje de «tranquilidad» a los centros ya que aseguró que los alumnos de la Comunidad de ese nivel deben someterse en junio a una prueba final para evaluar sus conocimientos. Durante la visita a las instalaciones de la Fundación Formación y Empleo de CCOO de Castilla y León (Foremcyl), Lucas subrayó que la Junta cumple con las leyes pero será necesario adaptarlas a su funcionamiento. En este sentido, señaló que la prueba final en Cuarto de la ESO tendrá su «impacto» en la tercera evaluación. De ahí, la adaptación de la norma que se publicará, previsiblemente, en diciembre cuando los centros ya tienen capacidad de reorganizar todas las programaciones didácticas. Además, recordó que la promoción de Primero y Segundo de la ESO es «distinta», tal y como recoge el real decreto.

La consejera reiteró que la ministra Pilar Alegría había incumplido su palabra después de haber prometido que el real decreto no se iba aprobar este curso. Una situación que, reconoció, genera «preocupación» en los centros, los profesores, las familias, los alumnos y la propia administración. «Una vez que comienza un curso, a punto de evaluar el primer trimestre, no es normal que entre en aplicación una norma cuando la propia LOMLoe establecía que debía estar a principios de curso», dijo.

Por otra parte, pidió al Ministerio que «reconduzca» la nueva Ley de Formación Profesional, que la ministra anunció este jueves que se aprobará en el primer trimestre de 2022, ya que «con el borrador y el anteproyecto que hay en la mano, no se logra el objetivo» de adaptar dicha formación a las necesidades del mercado. «Se lo hemos dicho a la ministra desde muchas comunidades autónomas y agentes del sector de la formación, que no puede ser que haya un avance de unas comunidades que vayan a un ritmo y otras a otro», especificó.