La Catedral cerró 2019 con 372.000 visitantes, 2.150 más

B.D.
-

Es uno de los mejores datos de la última década. El templo burgalés, el sexto que más visitas recibe de España

Larga cola de turistas a mediados de agosto para entrar en la Catedral por la puerta de Sarmental. - Foto: Valdivielso

Unos datos excelentes. Así califican desde el Cabildo de la Catedral el número de visitas registrado a lo largo de 2019, cifras que se confirman como una de las mejores de la última década y que revalidan al templo gótico como el monumento más visitado en la ciudad. Entre enero y diciembre, la Catedral de Burgos contabilizó 371.839 entradas, 2.150 más que las recibidas en el año 2018, cuando se quedó en 369.689 turistas.
Este incremento, según reconoce Juan Álvarez Quevedo, delegado diocesano de Patrimonio, sigue la tendencia de los últimos años, en los que no han dejado de producirse aumentos notables. En las cifras globales no están recogidas las visitas que realizan tanto los escolares de la ciudad como de la provincia; sí figuran, en cambio, las entradas gratuitas gestionadas a través de las diferentes parroquias de la diócesis y a nivel institucional, que suman unas 30.000. 
Los meses en los que el templo recibió a más turistas fueron los de la primavera y el verano. Agosto, como es tradicional, fue el primero, con 60.495 entradas vendidas. Le siguen septiembre, con 44.209; mayo, con 42.354 turistas; y julio, con 37.825. Como dato curioso reseñar que en el primer semestre de 2019, el primer templo de la diócesis recibió más visitantes que en el mismo periodo del año anterior, mientras que en julio y agosto hubo un descenso, bajada que el Cabildo atribuye al cierre de la Seo a las visitas durante algunas de las actividades programadas con motivo de los actos del VIII Centenario y que han supuesto una caída de los datos estivales. Este hecho puntual ha provocado que la afluencia final no sea aún más elevada, si bien desde la diócesis se reconocen "muy satisfechos" con la estadística del año.
El ‘tirón’ turístico de la Catedral de Burgos se ve reflejado en el ránking nacional, donde ocupa el sexto puesto tras la Sagrada Familia de Barcelona, las catedrales de Toledo, Sevilla y Córdoba y la de Santiago de Compostela, si bien en esta última tiene una especial incidencia el Camino de Santiago. 
Las mejoras llevadas a cabo en el primer templo, como la apertura de aseos, la ampliación de la zona de acceso, la instalación de la calefacción y la colocación de máquinas expendedoras de los tiques de entrada, han sido -a juicio de Álvarez Quevedo- un estímulo importante a la hora de consolidar la Catedral como el principal atractivo de la ciudad. En 2020 se espera que los datos de afluencia sean incluso mejores ya que en julio arranca el Jubileo, que se extenderá hasta noviembre de 2021.