Cinco consultorios llevan más de un mes sin atención médica

A.C.
-

Los ayuntamientos de Valdivielso y Manzanedo estudian contratar taxis que lleven a los vecinos al Centro de Salud y el de Montija ya lo ha puesto en marcha

Cinco consultorios llevan más de un mes sin atención médica

Los alcaldes de Villarcayo, la Merindad de Valdivielso y el Valle de Manzanedo, ya calificaron de "insostenible" la situación del Centro de Salud de Villarcayo el pasado mes de octubre. Desde entonces las cosas no han mejorado y los cuatro consultorios repartidos entre Valdivielso (Quintana y Arroyo), Manzanedo y Torme, este último en el municipio de Villarcayo, han tenido prácticamente todo este tiempo suspendidas las consultas, mientras que en el propio Centro de Salud de Villarcayo solo se han atendido las urgencias y casos más ineludibles durante numerosas jornadas, la última ayer.
La falta de médicos sigue siendo el gran problema que deja en cuadro esta Zona Básica de Salud, al no haber sustitutos para los profesionales que caen de baja o disfrutan de vacaciones o permisos. Este hecho deja muchos días toda la zona y sus 4.465 cartillas con solo dos médicos, que atienden "las consultas que no pueden esperar" en Villarcayo y obviamente, dejan a los consultorios sin atención. Sobre el papel no están cerrados, como reiteran desde la Consejería de Sanidad, pero en la práctica es como si no existieran. El equipo médico de Villarcayo espera la reincorporación de algunos profesionales de baja y que el centro y los consultorios vayan recuperando la normalidad a partir de la próxima semana.
No obstante, el alcalde de la Merindad de Valdivielso, Jokin Garmilla, urgió ayer a que se reúna el Consejo de Salud y a que se informe al Ayuntamiento de Valdivielso sobre los días que hay o no atención en los consultorios. Garmilla considera que, "si se sabe con antelación que no se va a pasar consulta, nos deben de informar y ante ello, coordinarnos con la Consejería de Sanidad para que haya un servicio de transporte adecuado" a Villarcayo. También considera necesario un servicio de taxi, que de manera coordinada, funcione durante un horario, al que se adapten las consultas de los valdivielsanos cuando tienen que trasladarse al Centro de Salud de Villarcayo. En principio, "lo podríamos asumir el Ayuntamiento, pero exigiremos a la Junta de Castilla y León que nos compense económicamente".
En la misma línea está trabajando la alcaldesa del Valle de Manzanedo, Carmen Saiz, quien también ha decidido implantar un servicio de taxi para sus vecinos, que saldrá a concurso este invierno. "La idea que tenemos es llevar a los vecinos al Centro de Salud de Villarcayo, siempre que no cuenten con transporte a la demanda, e incluso hasta los hospitales de Burgos y Miranda de Ebro", explicó ayer la regidora, quien antes analizará y estudiará la oferta del transporte a la demanda que une los pueblos de Manzanedo con Villarcayo.
villasante. Otros alcaldes, como el de la Merindad de Montija, Florencio Martínez, ya saben lo que es gastar del orden "400 a 450 euros mensuales" en el servicio de taxi municipal, con el que las personas mayores y sin medios de transporte del municipio pueden trasladarse a los consultorios de Villasante y El Crucero o al Centro de Salud de Espinosa, si ninguno de ellos está operativo. Villasante es el quinto de los consultorios más afectados por la falta de médicos, dado que en todo el mes de diciembre solo ha tenido médico el día 26 y este mes, los días 2 y 7. Antes, la baja del profesional que acude a este consultorio dejó al pueblo sin atención desde el 26 de junio hasta finales de agosto.
Pero los días más críticos en Montija, con 725 habitantes censados, han sido las cuatro jornadas de diciembre que han cerrado sus dos consultorios, al no haber médico tampoco en El Crucero. Martínez afirma que peleará por mantener los dos consultorios. Mientras, la alcaldesa de Villasante, Ángeles Taboada, también hace un llamamiento a las autoridades sanitarias para que pongan solución, "más teniendo en cuenta que en Villasante tenemos dos residencias, la de Los Robles y El Mirador".

 

Las urgencias y consultas se han suspendido por primera vez en Trespaderne 3 días de Navidad

 

En el Centro de Salud de Medina de Pomar los problemas no son tan acuciantes como en el de Villarcayo, pero estas navidades, los periodos de vacaciones de los médicos unidos a libranzas tras las guardias han generado también situaciones inéditas. Una de ellas fue la suspensión completa el pasado día 3 de las consultas médicas de los dos médicos que acuden al consultorio de Trespaderne, al que están adscritas más de 700 cartillas. En Nofuentes también se suspendieron las consultas durante esa jornada y las guardias médicas, que se realizan por las tardes en Trespaderne quedaron igualmente anuladas los días 2 y 3, lo que obligó a los vecinos que lo precisaran a desplazarse a Medina de Pomar.
Asimismo, Trespaderne ha pasado la mayor parte de la Navidad con un solo médico y uno de los días, las consultas de la única profesional en activo se trasladaron a la tarde, algo inusual.  Ante lo ocurrido, la alcaldesa de Trespaderne, Isabel López, espera que se trate de "una situación puntual" y que se "convoque un nuevo Consejo de Salud para tratar de gestionar los recursos de la mejor manera". Una vez más, la incapacidad de la Consejería de Sanidad para sustituir a los médicos está en el origen de un problema, que tiene difícil solución, según reitera la Gerencia de Atención Primaria, ante la inexistencia de profesionales que quieran cubrir las vacantes.
presión. La zona básica de salud de Medina de Pomar cuenta con siete médicos de equipo, pero no son suficientes para cubrir las guardias. En enero, cuenta con numerosas jornadas en las que todavía se desconoce quien se hará cargo de las guardias. Este problema se arrastra desde hace tiempo, a pesar de que la presión en Medina es muy elevada y solo entre el 22 de junio al 8 de septiembre se atendió a 4.926 personas en urgencias.