Granja No busca en otros pueblos aliados contra el proyecto

S.F.L.
-

La Plataforma ha accedido al documento presentado por el mismo inversor y considera que «contaminará más» que el primero. Tiene hasta el 2 de septiembre para alegar ante la Junta

Uno de los asuntos que más rechazo provoca a los vecinos de Llano es la construcción de dos balsas de purines. - Foto: Araico Luis López Araico

La Plataforma de Llano de Bureba Granja No volverá a presentar alegaciones contra el nuevo proyecto de abrir una macroinstalación en la finca Moscadero de dicha localidad, por apreciar nuevos «errores» en su redacción. Miembros de la Asociación han accedido a la memoria y han comprobado que, según los datos que figuran en el estudio de impacto ambiental, la nueva implantación «contaminará aún más» el entorno.
La documentación del nuevo documento fue publicada en el Boletín Oficial de Castilla yLeón el pasado 19 de julio. Granja No se encuentra preparando alegaciones que presentará antes del 2 de septiembre ante la Junta para intentar paralizar su tramitación. Cuenta con el apoyo de varios ayuntamientos de la comarca y ha recogido firmas ya en Poza, Los Barrios, Hermosilla y Quintanilla Cabe Rojas. Aún así, espera recibir el apoyo de otras localidades de la zona.
Según el portavoz de la asociación, David Martínez, las dimensiones de la instalación se han triplicado, pasando de 390.000 metros cuadrados a los 946.575. Con este incremento, el promotor Jacinto Rejas pretende dar cabida a 3.100 cerdas con lechones de hasta 6 kilos, 620 cerdas de reposición y 7 verracos. Teniendo en cuenta que una puerca puede tener un total de dos partos al año, y el número de crías suele ser de 10-12, Martínez calcula que la macrogranja puede tener capacidad para 81.840 animales al año. Una cifra muy superior a la anterior, que era de 59.000.
Otro de los asuntos que más rechazo provoca entre los vecinos es la construcción de dos balsas de purines con una cabida de 11.775 metros cúbicos. «El anterior trabajo incluía uno de 11.200, por lo que se incrementará el 110% la cantidad de residuos producidos al año», declara el portavoz.
El pasado mes de julio, el promotor de la explotación porcina de casi 2.700 cerdas y sus lechazos de hasta 20 kilos, presentó en Medio Ambiente un desistimiento del proyecto pero unas semanas después ha impulsado un segundo trabajo. La licencia ambiental se encuentra en estos momentos en fase de exposición pública. El año pasado, la asociación reunió 215 alegaciones para atajar con ello.