La 1ª fase de la piscina de Gumiel costará 900.000 euros

I.M.L.
-

Las instalaciones contarán con dos vasos inicialmente, que se ampliarán a uno más en la continuación del proyecto, así como juegos de agua para los niños

El anteproyecto contempla que se respeten los árboles que pueblan la ribera del río Puentevilla, además de la tradicional regadera que permitía el riego. - Foto: Alberto Rodrigo

Hace once meses se daba a conocer la donación de los terrenos para la construcción de unas piscinas de verano en Gumiel de Izán, gracias al gesto de la familia Fernández San Miguel. Un gesto que marcaba que en el plazo de dos años el proyecto tendría que ser una realidad. El Ayuntamiento gomellano ya está manos a la obra y cuenta con un anteproyecto redactado que marcará las pautas para el proceso administrativo de licitación y posterior materialización de la obra.

La intención de los responsables municipales de Gumiel de Izán es contar con unas instalaciones que ofrezcan un plus a sus vecinos y visitantes, diferenciadas de alguna forma de las que ya llevan años funcionando en otras localidades ribereñas. Ante la envergadura del proyecto, por razones económicas, se va a plantear en dos fases. La primera rondará una inversión de 900.000 euros y contemplará las infraestructuras básicas para su funcionamiento, con los dos primeros vasos, al que se sumará un tercero en la segunda fase, además de los necesarios aseos, duchas y vestuarios, y el bar. "Es un proyecto ambicioso, que no podríamos haber hecho sin la donación de los terrenos, y para el que tendremos que buscar todo el apoyo económico que podamos", asegura el alcalde de Gumiel de Izán, Jesús Briones.

Para este particular, el Ayuntamiento llamará a las puertas de todas las administraciones superiores para recabar ayudas económicas en forma de subvenciones, sin descartar la colaboración de empresas privadas e, incluso, de vecinos interesados. "Hay algunos que ya han expresado su disposición a colaborar de forma económica, nosotros vamos a tener todo en cuenta, porque aunque sean 5.000 euros los que sumen las aportaciones vecinales, por poner una cifra hipotética, todo será bienvenido para hacer realidad esta obra que tanto tiempo llevamos deseando", comenta Briones.

La previsión del Ayuntamiento gomellano es que las instalaciones puedan estar terminadas en su primera fase y en uso para la temporada de baño de 2021, siempre que los plazos administrativos lo permitan. Cuando los primeros bañistas puedan disfrutar de estas piscinas, podrán comprobar que se ha tenido mucho cuidado en dotarlas de elementos que aporten algo más que los vasos de las piscinas, alicientes para diferenciarlas de otras instalaciones que ya están asentadas en la comarca. "Queremos poner algo que las distingan de otros pueblos, que las haga atractivas, como unos juegos de agua para los niños, como unas duchas que se encienden al pasar por debajo, o algún tobogán divertido, son ideas que estamos poniendo sobre la mesa y que ya veremos cómo quedan reflejadas en el proyecto final", apunta Briones.

La parcela que acogerá esta infraestructura de ocio estival, de unos 8.000 metros cuadrados, se encuentra junto al río Puentevilla, frente al arco del Matadero, y la intención es que mantenga algunos de los elementos propios de la misma. Uno de los compromisos que se han trasladado al anteproyecto es respetar la regadera que discurre por la zona que, aunque no se utilice ahora, es un testigo mudo de la actividad agrícola de la zona.

Además, siguiendo la conciencia medioambiental que rige el proyecto, el arbolado de la ribera del afluente del río Gromejón que linda al norte con la parcela se va a respetar, lo que dotará a las futuras piscinas de un paisaje natural.