Europa, en manos de mujer

M.R.Y. (SPC))
-

La conservadora alemana Ursula von der Leyen se convertirá el próximo otoño en la primera jefa de un Ejecutivo comunitario con la paridad y la igualdad como banderas de su mandato

Europa, en manos de mujer - Foto: PATRICK SEEGER

Solo nueve votos hicieron Historia en la Unión Europea. Menos de dos semanas después de ser nominada por los líderes comunitarios para presidir la Comisión Europea, la conservadora alemana Ursula von der Leyen recibía el aval de la Eurocámara por una ajustada diferencia, símbolo de que la legislatura que se avecina no será, precisamente, un camino de rosas.
No fue fácil, pero con esa ratificación, se abren nuevos horizontes. Para empezar, el próximo otoño se convertirá en la primera mujer que lidera el Ejecutivo de Bruselas en las más de seis décadas de dicho organismo. Y lo hará con un discurso atractivo con el que se ganó los votos que le faltaban -en el Parlamento de Estrasburgo había muchas reticencias sobre la candidata impuesta por los Veintiocho- y las ideas muy claras, basadas en la defensa del Estado de derecho, la lucha contra el cambio climático y férreas políticas en materia social. Un mensaje con el que dar cabida a las reclamaciones socialistas y liberales.
Los líderes europeos la propusieron con el ánimo de encajar un complicado puzle que garantizase el equilibrio de género, geográfico y político y, casi in extremis, una mayoría absoluta de la Eurocámara se convenció de que la germana sabrá gestionar las políticas de la UE.
Si por algo ha sabido destacar esta médica de 60 años es por su virtud conciliadora y por su mentalidad progresista en cuestión de género e igualdad. Unas capacidades que quiere llevar a la Comisión, en la que pretende impulsar la paridad y dar cabida a las tres fuerzas mayoritarias, e incluso a Los Verdes. No en vano, sus dos vicepresidentes serán el socialista Frans Timmermans y la liberal Margarithe Vestager. 
Conocida como la madre de Alemania por tener siete hijos, la experiencia avala a Von der Leyen. Ha sido ministra en tres legislaturas, todas ellas con Merkel -Familia, Mujer y Juventud; Trabajo y Asuntos Sociales; y Defensa- y en todas sus carteras ha dejado su sello: fue promotora de la introducción de cuotas para la mujer en las empresas, de aprobar el permiso de paternidad para que las madres no se vieran discriminadas en el ámbito laboral y se posicionó a favor del matrimonio homosexual.
Europeísta convencida, forma parte de una organización suprapartidista que aboga por una mayor integración con la meta de llegar a un federalismo en la UE. 
Es partidaria de la creación de un Ejército comunitario, al igual que la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron. De hecho, estos últimos son considerados los grandes triunfadores de la victoria de la futura presidenta de la Comisión, afín a sus posturas sobre el bloque. Eso sí, Von der Leyen ya ha dejado claro, con anteriores actuaciones, que no se somete al mandato de los grandes. Ya plantó cara a Merkel en varias cuestiones en Berlín y no dudará en volver a hacerlo.