Un dron en el monasterio

diariodeburgos.es
-

La iglesia de San Salvador se puede disfrutar ahora desde un ángulo inédito • Nuevas imágenes tomadas desde el aire revelan una nueva perspectiva del monumento

Un instante de la grabación del monumento con el dron. - Foto: DB

El Cristo románico, el fresco de Santa María Egipciaca, la cúpula de Juan de Colonia, los panteos y el claustro gótico de Simón de Colonia como nunca se habían visto. La iglesia abacial del Monasterio de San Salvador en Oña, se puede disfrutar ahora desde un ángulo  inédito. Un dron ha grabado el cenobio desde una nueva perspectiva que permite admirar la belleza del monumento y la riqueza del patrimonio cultural e histórico que atesora.
Las nuevas panorámicas son accesibles para todo el mundo en la web www.monasteriodeoña.com. Además de la imágenes capturadas por el dron, se puede visionar una amplia galería fotográfica de toda la iglesia abacial. «El objetivo es acercar al turista esta maravilla desconocida aún para muchos», apunta el párroco Cecilio Adrián Haro. 
El Monasterio de San Salvador es el monumento que dota de personalidad y grandeza a la villa oniense. Sus baldosas las han pisado reyes de ayer y hoy, políticos y también profesionales de la televisión, el cine y el teatro. El cenobio fue fundado en el año 1011 por el conde castellano Sancho García, nieto de Fernán González, para el retiro de su hija Trigidia. Su yerno, Sancho III el Mayor de Navarra, se lo encomendó a los benedictinos, guiado por el abad Iñigo. Como monasterio benedictino se mantuvo hasta la Desamortización de 1836. La Compañía de Jesús lo ocupó de 1880 a 1967, año en que lo adquirió la Diputación Provincial de Burgos. 
 
Una rica abadía. San Salvador de Oña fue uno de los cenobios con mayor número de monjes y una de las más ricas abadías españolas a lo largo de toda la Edad Media y Moderna. En el siglo XIV dependían de él más de 150 iglesias y de trescientos pueblos. En su conservación, han colaborado a lo largo de los últimos años administraciones como el Estado y la Junta de Castilla y León. En su puesta en valor está jugando un papel muy especial la recreación histórica El Cronicón de Oña que se viene representando desde hace más de 25 en el interior de la iglesia atrayendo a miles de espectadores.