Las monjas del Niño Jesús pidieron hacer pisos «para financiar el nuevo colegio»

H. J. / Burgos
-
Vista del vetusto centro desde el Paseo de la Audiencia. - Foto: Valdivielso

En 2010 y 2012 alegaron al PGOU. «No entendemos por qué ahora tanta polémica si esto estuvo a exposición pública», aseguran

La Instrucción Caritativa del Santo Niño Jesús fue quien promovió el cambio del Plan General de OrdenaciónUrbana que permitieron eliminar la protección para uno de los pabellones del antiguo colegio y crear un nuevo volumen edificable con viviendas colectiva.
Así se desprende de los informes de alegaciones al Plan de los años 2010 y 2012 en los que las religiosas presentan diversas peticiones al Ayuntamiento de Burgos referentes a su parcela situada entre las calles Aparicio y Ruiz y Paseo de la Audiencia. Unas fueron admitidas y otras no.
En primer lugar solicitaban rebajar al nivel ambiental de los edificios más antiguos (que hasta entonces tenían protección estructural) y suprimir la conservación del inmueble más reciente, construido varios años después y orientado hacia Aparicio y Ruiz. Esto fue aceptado.
Además, pedían un uso de vivienda colectiva para poder construir en el terreno, lo cual también se estimó. Y finalmente pedían que a los pabellones más vetustos se les permitiera un uso terciario (para oficinas u otros negocios) que en este caso sí fue rechazado.
María Rosa Arroyo, representante de la Instrucción, admite que fueron ellas quienes promovieron los cambios urbanísticos y explica que lo hicieron «para intentar financiar el nuevo centro que hemos construido» y que se ubica en una parcela cedida por el Ayuntamiento en el barrio de Parralillos.
En los últimos días, y tras conocerse el proyecto presentado el año pasado ante el Ayuntamiento, se ha levantado una polémica política y vecinal en torno al bloque de ocho alturas que se dibuja en Aparicio y Ruiz. Sin embargo las religiosas aseguran no entender «por qué surge ahora la polémica cuando en su día hubo un tiempo de alegaciones y nadie dijo nada».
En efecto, el PGOU pasó varios filtros públicos pero el cambio en el Niño Jesús pasó desapercibido hasta que este periódico lo destapó el pasado domingo. La concejala de Licencias, Ana Bernabé, también destaca que la normativa urbanística fue en varias ocasiones a las correspondientes comisiones, al Pleno y que también contó con el visto bueno de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, que no se opuso a la rebaja del nivel de protección.

Aún no está vendido

 

En cualquier caso, y para responder a las peticiones de Imagina y del PSOE que han exigido una justificación de los cambios en el PGOU, Bernabé ha solicitado un informe que espera tener listo la próxima semana. A sus conclusiones esperará también el Colegio de Arquitectos que también se ha interesado por el futuro de esta parcela.
Mientras tanto, las religiosas advierten que el antiguo colegio no está vendido: «Estamos en trato y eso pretendemos, claro».