Un mes para vacunarse contra las enfermedades tropicales

G. ARCE
-
Un mes para vacunarse contra las enfermedades tropicales - Foto: Rubén Serrallé

La demanda de estos servicios médicos ha crecido un 20% en el último lustro en Burgos gracias al aumento del turismo a destinos lejanos y se concentra en los meses de verano

Cada vez viajamos más y cada vez requerimos más servicios sanitarios para vacunarnos contra las enfermedades tropicales. También en Burgos. La demanda ha crecido casi un 20% en el último lustro en el Servicio de Sanidad de la Junta de Castilla y León: se ha pasado de las 1.700 consultas al año en 2014 a las 2.023 de 2018 (y creciendo), la mayor parte de ellas concentradas en los meses de verano, de mayo a septiembre. El aumento de pacientes, agravado por la falta de planificación de los mismos y las aglomeraciones de última hora, provoca que la lista de espera sean de más de un mes y que empiece a ser imposible atender en tiempo y forma los casos que se presenten.
El responsable del Servicio Territorial de Sanidad en Burgos, José Antonio Miranda, recuerda que el 66% de los pacientes que acuden a las consultas de Sanidad, en el edificio del paseo de Atapuerca, lo hacen porque van a realizar en las próximas semanas un viaje organizado o de aventura. Son vacaciones contratadas y programadas con tiempo, por lo que -como se hace con los billetes de avión o las reservas de hotel- es necesario tener la previsión de tomar las precauciones sanitarias oportunas y solicitar cita médica con antelación (de 4 a 6 semanas antes del vuelo) para evitar lo que ocurre todos los años. 
Es más, matiza, hay vacunas que deben suministrarse con varias semanas de antelación a iniciar el viaje a un destino tropical, con el fin de que estén activas en el organismo del viajero en el momento en el que realmente se necesite.
El servicio de vacunación internacional es una encomienda de gestión de una competencia del Ministerio de Sanidad que asume la Junta de Castilla y León. El departamento de Epidemiología, responsable de atender a los viajeros, cuenta con tres médicos centrados en estas tareas de informar y vacunar. Su situación actual es de saturación.
En 2018 se atendieron 2.036 consultas, cifra récord que crece ejercicio tras ejercicio en la media en que los viajes a destinos exóticos se generalizan. En el mes de julio se concentraron 265, aunque en junio, agosto y septiembre se superaron las 200, respectivamente.
Por sexos, son ligeramente superiores los pacientes mujeres (52,4%) sobre los hombres (47,5%).La media de edad de los viajeros está en los 36 años, aunque los hay que se lanzan a la aventura a los 81 años. 
Los motivos de los viajes a los territorios de la malaria, la fiebre amarillla o el dengue, entre otras enfermedades infecciosas, son principalmente turísticos, como antes se mencionaba, aunque hay un 15,47% de los que se desplazan que van de visita familiar, un 9,5% en misiones de cooperación internacional y un 6% por trabajo. El pasado año, un 2,6% se vacunó para ir al extranjero a estudiar.
Asia, África y América del Sur son los destinos elegidos en un 41%, 27% y 21%, respectivamente,  zonas de riesgo de las principales enfermedades infecciosas. Llama la atención ese 1%, respectivamente, que acude al médico antes de desplazarse a otro país europeo o a América del Norte, territorios en los que existe el mismo riesgo de enfermedad que en España.
Las vacunaciones más administradas el pasado año fueron las de la hepatitis A(tanto para adultos como para niños), con 1.066 dosis. Se trata de una enfermedad endémica en algunos países en desarrollo y la infección más común entre los viajeros. Se propaga fundamentalmente a través de la ingesta de agua y alimentos contaminados y por contacto directo con personas infectadas, según señala el folleto informativo que ponen a disposición del viajero la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Sanidad.
Para la prevención de la fiebre amarilla se administraron 604 vacunas en 2018. Esta vacuna lleva consigo la expedición del correspondiente Certificado Internacional de Vacunación, documento que las autoridades sanitarias de algunos países exigen como requisito de entrada.