La donación de sangre se reduce en Miranda a 1.274 bolsas

Ó.C
-

En los últimos cinco años el registro se ha reducido en 400 extracciones. Con la nueva delegada se espera un repunte

La donación de sangre se reduce en Miranda a 1.274 bolsas - Foto: Ruth Laguna

Las donaciones de sangre no viven su mejor momento en Miranda. El 2019 tuvo el peor registro en los últimos años y con 1.274 extracciones las cifras han vuelto a los datos que se tenían en 2011. Esta realidad se ve con cierta preocupación en la Hermandad de Donantes donde reconocen que la situación que se ha vivido en la ciudad no ha ayudado a evitar el declive. Para poner fin a la caída se ha nombrado a una nueva delegada, tras unos años en los que no se ha tenido una cabeza visible para guiar las donaciones y seguir promocionando esta actividad.

Esto es algo que se reconoce por parte del delegado en Burgos, Francisco del Amo, quien asume que el buen trabajo de Pulgares Arriba situó los niveles de donaciones de sangre en cotas muy altas, fruto "de su buen trabajo". En los mejores años se llegaron a rellenar en Miranda más de 1.600 bolsas, lo que suponen 400 más de las que se tienen en estos momentos. "En 2015 se tocó techo con 1.683", explica Del Amo, quien reconoce que Miranda "se ha sentido huérfana", lo que ha motivado el descenso, incluso afirma que hay personas de la ciudad que han decidió donar en Álava "por comodidad".

En los últimos años se han producido varios cambios que Del Amo reconoce que han influido. Primero la Hermandad se quedó sin delegado local tras la marcha de Pulgares Arriba y también se cambió de sitió, de Cruz Roja al centro de salud de Miranda Este, donde se hacen las extracciones en este momento los dos primeros jueves de cada mes por la tarde, a lo que se une el último domingo.

A pesar de la caída y el retroceso en el número de donaciones, Del Amo sostiene que "Miranda está rozando la media nacional en cuanto a donaciones de sangre a pesar de ser el año más desfavorable de los últimos". Con las 1.274 bolsas que se recogieron en 2019, el promedio se explica que no es del todo malo y se ha quedado en las "35 donaciones por cada mil habitantes", destaca Del Amo, puesto que hay ciudades que todavía se mantiene por debajo de esta cifra, aunque Miranda está ahora lejos de las buenas cifras de la provincia.

Esta será la situación que Rosa Diez se encuentre al frente de la delegación. Ella es la nueva responsable que se encargará de impulsar las extracciones para tratar de llegar a niveles en los que la ciudad se movía en los últimos años. Del Amo asume que este nombramiento va a funcionar "porque es una mujer muy preparada y tiene muchas ganas de ayudar". Este precisamente fue el motivo por el cual Diez dio el paso, puesto que "tenía ganas de meterme en un tema solidario".

Dentro de los puntos en los que quiere mejorar, la nueva delegada tiene claro que uno en los que se tiene un gran margen de mejora es "en los jóvenes", un sector con el que quiere trabajar porque es "a los que hay que pegar el empujón", afirmó, ya que en otras edades el hecho de ir a donar cuesta menos, como es su caso puesto que ella conoció las necesidades de la Hermandad precisamente en una de sus extracciones. A pesar de llevar poco tiempo al frente entiende que las donaciones de sangre son necesarias, y Del Amo advierte que sin la sangre que aportan la sanidad pública se vería perjudicada