El cierre de la hostelería pone en jaque 1,7 millones de empleos

Agencias
-

La clausura de bares y restaurantes pone en riesgo la viabilidad de un sector que aporta un 6,2 por ciento al PIB y cambia la forma de ser de un país en el que no habrá procesiones de Semana Santa

El cierre de la hostelería pone en jaque 1,7 millones de empleos - Foto: Eduardo Briones

El coronavirus supone una amenaza sanitaria, pero también económica y su impacto será especialmente notable en la hostelería, uno de los motores económicos de España con 315.000 establecimientos y cerca de 1,7 millones de empleos. Más aún cuando la campaña de Semana Santa se da ya prácticamente por perdida tras los aluviones de cancelaciones y noticias como la cancelación de las procesiones de Sevilla, Córdoba, Granada, Cádiz, Málaga y Huelva o Castilla y León.
Así se desprende de los últimos datos disponibles -a cierre de 2018- presentados por la patronal Hostelería de España y que apuntan a un peso en el PIB nacional del 6,2 por ciento de este sector, con más de 123.600 millones de euros.
Algunas comunidades autónomas decretaron hace ya unos días el cierre de bares y restaurantes, como es el caso de Madrid, con más de 31.000 establecimientos y 208.000 contratos, de ahí que los empresarios reclamen ayudas posteriores para ellos y sus trabajadores. «Es especialmente importante proteger a pequeños bares y restaurantes», apuntaron desde organización empresarial Hostelería de España en un comunicado, en el que consideran necesario que el Gobierno apruebe medidas como el acceso automático a los ERTE para garantizar los derechos de los trabajadores y asegurar la supervivencia de las empresas una vez se vuelva a la normalidad.
«Solo de este modo se podrán garantizar tanto los derechos de los trabajadores como la supervivencia de las empresas, una vez finalice la crisis provocada por el coronavirus», agregaron.
Por su parte, empresas virtuales de comida a domicilio como Deliveroo han incorporado una nueva opción que permite tanto a clientes como a trabajadores «elegir la entrega sin contacto cuando hacen pedidos tanto desde la aplicación como desde la web de la compañía».
Una de las decisiones que ayer cayó como un jarro de agua fría fue la suspensión de la Semana Santa en la mayoría de las provincias de Andalucía. Tras la cancelación de otros eventos, las Fallas incluidas, no fue una sorpresa, pero causó gran dolor entre los que salen a las calles con fervor en sus procesiones. Tampoco saldrán los santos en Madrid, que ayer comunicó igualmente este decisión ante el hasta ahora imparable Covid-19.
Otro de los sectores que más se está viendo sobrepasado por la pandemia originada en China y que ahora se expande por España es el de la distribución alimentaria, más después de que los ciudadanos estén haciendo acopio de víveres ante la incertidumbre que causa esta nueva situación. De esta manera, fuentes del sector de la distribución aseveraron ayer que el suministro está garantizando debido al buen funcionamiento de la cadena alimentaria y, por lo tanto, la disponibilidad de alimentos a tiempo y en perfectas condiciones, así como su pronta reposición en los casos de agotamiento, seguirá igual que hasta ahora.
A esta situación contribuyen cerca de 400 plataformas logísticas, repartidas de forma equilibrada en toda España, que permiten que, en menos de 24 horas sea posible acometer cualquier necesidad de abastecimiento en las 24.300 tiendas existentes, entre supermercados e hipermercados y del comercio tradicional (unas 30.000).
Y todo en un momento en el que los casos de coronavirus registrados en España se elevaron ayer a un total de 6.252 al cierre de esta edición. Además, 193 personas han perdido la vida desde que se desató esta crisis y, también de nuevo, el dato alentador de la situación y es que otros 517 pacientes han sido dados de alta en nuestro país. Siempre hay esperanza.