Un 2020 para olvidar

Agencias
-

El ERTE es la última vicisitud de las muchas que ha pasado el Barça en los últimos meses

Un 2020 para olvidar - Foto: Juanjo MartÁ­n

Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, motivado por los problemas económicos derivados de la pandemia, es la última vicisitud del Barcelona en 2020, un año salpicado de turbulencias, pese a su liderato en la Liga y su presencia en los octavos de final de la Champions

 

Enero

El 9 de enero, el Barça cae a manos del Atlético de Madrid en las semifinales de la Supercopa de España. Apenas cinco días antes, el cuadro culé había cedido un empate en casa ante el Espanyol. Dos resultados que ponen a Ernesto Valverde en la rampa de salida.
Apenas 24 horas del tropiezo ante los colchoneros, los medios de comunicación informan de que la directiva azulgrana ha sondeado a Xavi Hernández para que se haga cargo del banquillo culé. El día 12, el propio excentrocampista anuncia que no acepta la oferta. Ronald Koeman, con contrato como seleccionador holandés, tampoco rechaza el puesto.
En plena tormenta institucional, Luis Suárez pasa por el quirófano y estará cuatro meses de baja.
El 13 de enero, el Barça, que sigue líder de la Liga, destituye a Ernesto Valverde y anuncia la contratación de Quique Setién como nuevo técnico.
El mercado de invierno llega a su fin, y el club catalán que ya había perdido el liderato ante el Valencia, no contrata a nadie para sustituir a Suárez.


Febrero

El mes de febrero arranca con un duro enfrentamiento público entre Leo Messi y el director deportivo de la entidad, Eric Abidal. Deportivamente, el bloque de Setién es eliminado de la Copa tras caer en San Mamés (1-0) y se confirma la baja de larga duración de Dembélé, por lo que el ataque del bloque catalán queda muy mermado.
El 17 febrero aparece una información de la Cadena SER, según la cual, la directiva de Josep Maria Bartomeu contrató a una empresa para erosionar en las redes sociales el prestigio de futbolistas del primer equipo y personajes del entorno azulgrana, y, a la vez, aumentar la popularidad del presidente. Durante varios días, el propio Bartomeu niega esa contratación y se reúne con los capitanes para dar explicaciones.
El 22 febrero, en el primer partido del equipo en el Camp Nou tras la polémica de las redes sociales, un grupo de socios silban al presidente y exigen su dimisión.

 

Marzo

El 7 de marzo no solo se repiten los silbidos en las gradas del campo azulgrana, sino que se ven muchos pañuelos durante el partido ante la Real Sociedad por la gestión de Bartomeu. Pese a ello, el equipo gana, el Madrid pierde ante el Betis y los de catalanes recuperan el liderato. Apenas 48 horas después, Bartomeu da por zanjada la polémica y asegura que admite las críticas de los socios, pero pide paciencia para conocer los datos de la auditoría externa encargada por la Junta.
El 13 de marzo, y tras conocerse que la Liga y la Champions se paralizan sine die, el equipo de Setién suspende los entrenamientos. Días después, el club anuncia la presentación de un ERTE que afectará a, jugadores, técnicos, ejecutivos y trabajadores.