Coleman marca el paso

EFE
-

El velocista estadounidense es el único que baja de los 10 segundos (9.98) en Doha en su primera carrera de los 100 metros

Coleman marca el paso - Foto: AHMED JADALLAH

El estadounidense Christian Coleman, el más rápido del mundo los dos últimos años, marcó territorio ayer en los 100 metros desde su primer contacto con la pista del estadio Khalifa en la jornada de apertura de los Mundiales de atletismo. El velocista de Atlanta fue el único que bajó de los 10 segundos (9.98) entre los 45 que participaron en la primera ronda, que no se cobró ninguna víctima relevante.
Su compatriota Justin Gatlin, que defiende en Doha su corona con 37 años -14 más que Coleman- acreditó el tercer mejor tiempo al ganar la segunda serie con 10.06. La segunda plaza fue para el sudafricano Akani Simbine, vencedor de la primera carrera con 10.01.
Pero los 100 metros añoran a Usain Bolt, el jamaicano que durante nueve años, los que van desde su explosión en los Juegos de Pekín 2008 hasta su retirada, cojeando sobre la pista, en Londres 2017, forzó los límites  con su récord de 9.58 en los Mundiales de Berlín 2009. Los candidatos a sucederle están lejos de alcanzar la mitad de su carisma. Su heredero, Justin Gatlin -campeón en Londres 2017- es cuatro años mayor que el astro jamaicano y nadie se atrevió a ensayar algún gesto mediático que recordara las poses fotográficas del ‘relámpago’.
Del estadio Khalifa habrá de salir un campeón mucho más joven, llamado a dominar el esprint durante algunos años, y Christian Coleman, de 23, es el mejor colocado. Todavía con el susto en el cuerpo tras escapar, por un tecnicismo legal, a una sanción de dos años por no justificar tres faltas a controles de dopaje por sorpresa en el plazo de 12 meses, Coleman se presentaba en Doha como el más veloz del mundo los dos últimos años y al frente del ‘ránking’ esta temporada con 9.81.
Sobre la pista de Doha, que recupera el rojo clásico de Pekín y Londres después de los azules de Berlín, Daegu y Moscú, el velocista de Atlanta se dejó llevar en los últimos metros, y aun así bajó de los 10 segundos.
Mientras, el cubano Juan Miguel Echevarría, líder mundial del año en longitud, necesitó un salto para meterse en la final de hoy, siendo el candidato más firme a colgarse el oro tras volar con 8,40 en su primer intento.
Echevarría aspira a recuperar el título mundial que su compatriota Iván Pedroso (en la actualidad entrenador de la triplista venezolana Yulimar Rojas, entre otros atletas), conquistó cuatro veces, la última hace 18 años.
Con las gradas del estadio Khalifa medio vacías comenzó ayer la XVII edición de los Mundiales de atletismo, la primera que se celebra en Oriente Medio.
Las zonas de prensa y las reservadas para la familia atlética son las únicas que lucen una densidad aceptable en la primera jornada de la competición (un 20 por ciento de 80.000 localidades). El debut no contenía ninguna final dentro del estadio.