Cristina Gutiérrez recupera sensaciones antes del descanso

DB
-

La piloto burgalesa acelera en el desierto arábigo con su Mitsubishi Eclipse Cross ya en "plenitud de facultades mecánicas" y acaba en el puesto 41 la sexta y última etapa antes de la primera jornada de asueto en el Rally Dakar 2020

Cristina Gutiérrez ya han superado la primera semana de competición en el Rally Dakar 2020. La sexta etapa, entre Ha'il y Riad, era una auténtica maratón, con nada menos que 830 kilómetros por delante y muchas dificultades que sortear ya en pleno desierto abierto. En una jornada muy positiva, en la que tanto Gutiérrez como su copiloto, Pablo Huete, se han encontrado especialmente bien, la burgalesa ha firmado el 41º puesto absoluto y 7º entre los 4x4 diésel mejorados, lo que la deja en la 36ª posición de la clasificación general y séptima de su clase.
El desierto se abre paso definitivamente y cambia el registro del Dakar por completo. Este viernes se ha vivido una etapa íntegramente sobre arena y con total ausencia de pistas. La especial partía sobre un escenario abierto, adentrándose paulatinamente en una serie de cordones de dunas. Y es que el desierto de Al Nufud tenía continuidad en esta sexta etapa, brindando una primera oportunidad para evaluar el equilibrio de fuerzas entre los diferentes planteamientos mecánicos y los recursos de cada piloto al volante para sortear las dunas.
Con el Mitsubishi Eclipse Cross ya en plenitud de facultades mecánicas, superados los pequeños fallos de falta de potencia, Cristina Gutiérrez y Pablo Huete han podido afrontar el trazado de hoy con las máximas garantías. Se trataba de una etapa muy rápida, donde se alcanzaban altas velocidades durante períodos muy largos de tiempo, alternando largas explanadas de arena con cordones de dunas. Y ahí la piloto burgalesa ha logrado sintonizar a la perfección con las buenas sensaciones al volante, lo que se ha traducido en un ritmo muy competitivo en todos los sectores de la especial.

"Ha sido una jornada verdaderamente agotadora, con muchísimos kilómetros y mucho tiempo al volante. La especial me ha encantado, tanto por lo rápida que era como por poder disfrutar ya de las primeras dunas de verdad, que formaban un escenario muy bonito. Hace tiempo que no disfrutaba tanto y creo que deja un sabor de boca especialmente bueno llegar así a la etapa de descanso", relataba Cristina Gutiérrez nada más cruzar la meta en Riad.
 "Mañana podremos relajarnos y me imagino que se podrá dormir bastante. Se trata de recuperarnos un poquito para encarar la segunda semana con fuerza, porque estoy segura de que será muy dura. Estoy físicamente a tope y me siento con mucha fuerza. Lista para seguir mejorando", ha concluido la piloto burgalesa, optimismo de cara a la segunda parte de este Dakar 2020.
Mañana sábado los equipos tendrán la oportunidad de tomarse un respiro en la jornada de descanso de Riad. Será el momento de recobrar fuerzas, recomponer las mecánicas y prepararse mentalmente para el reto que tienen por delante en la segunda semana de carrera.