Las vacantes escolares bajan un 10% en la Ribera

Adrián del Campo
-

La mayor disminución de plazas libres se produce en Aranda, con 221 menos. En el resto de la comarca crecen en 10 más

Varios escolares de la comarca se dirigen a las aulas del CEIP Castilla de Aranda. - Foto: Juan Carlos Ontoria

Todavía no ha acabado un curso y muchas familias ya piensan en el siguiente. El plazo para presentar solicitudes de admisión en centros educativos de Castilla y León para el 2019/2020 se abrió hace días y se cerrará este miércoles 3 de abril. Por ello muchos padres y madres se debaten estos días entre qué colegio o instituto elegir para sus hijos. En esta ocasión, la oferta de la que disponen los tutores es inferior a la del año pasado, y es que las vacantes para matricularse en centros educativos de la Ribera se han reducido un diez por ciento según los datos de la Consejería. Si para el curso 2018/2019 había 2.104 plazas libres para alumnos en la comarca, para el 2019/2020 son 1.893, 211 menos.

La reducción de matrículas disponibles es muy diferente entre los centros de Aranda y los del resto de la Ribera. En el último año, las vacantes en la capital se han reducido en un 16,9 por ciento, con 221 menos hasta situarse en las 1.086. En una tendencia totalmente opuesta, las plazas libres en los colegios e institutos de la zona rural han aumentado, eso sí, de una forma muy leve. Para el próximo curso en los pueblos hay un 1,25 por ciento más de vacantes, son diez más y el total se sitúa en las 807.

La diferencia entre Aranda y el resto de la comarca se debe, todo hace indicar, a razones demográficas. Mientras la capital mantiene sus habitantes, los pueblos los están perdiendo. Esto hace que haya menos familias en la zona rural y por lo tanto menos niños que ocupen las plazas ofertadas por los colegios rurales agrupados (CRA), que son mayoría en los pueblos y tan solo Roa, Gumiel de Izán y Villalbilla cuentan con otro tipo de centros ya sean CEIP, colegios privados o instituto (la villa raudense es el único municipio que lo mantiene al margen de Aranda).

En las vacantes ofertadas hay que diferenciar entre las ordinarias, las reservadas a alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) o con necesidades de compensación educativa (ANCES). Con esta división aclarada, la Ribera tiene el mayor número de plazas disponibles ordinarias en Infantil, con 596. Son 40 más que en la convocatoria anterior. Este aumento puede responder al descenso de nacimientos que ha experimentado Aranda en los últimos años. En 2015 nacieron 330 niños en la villa, en 2016, 288, y en 2017, solo 259. Por el contrario, el menor número de vacantes en la comarca se da en Primaria (222, solo 15 menos que en la convocatoria anterior), aunque el mayor descenso se sitúa en Bachillerato, con una bajada muy pronunciada de 333 plazas a 237 en un año. Por su parte, en la ESO la disponibilidad también ha descendido, pasando de 351 espacios a 273.

El peso de las variaciones en las vacantes lo protagoniza Aranda y por eso su evolución es similar a la de la comarca. Únicamente llama la atención la escasez de plazas en Primaria, donde solo hay 12 libres, hace un año eran 36. Por el contrario, en los pueblos hay un total de 210 vacantes en Primaria. En Infantil la oferta se iguala y es en Secundaria y Bachillerato donde la capital cuenta con una oferta mucho más amplia.