Un mundo en cuarentena

SPC - Agencias
-

El planeta contiene el aliento ante el imparable avance de un coronavirus que suma ya más de 30.000 muertos y plantea un oscuro panorama en EEUU, donde se multiplican los contagios

Un mundo en cuarentena - Foto: ALY SONG

Es imparable por ahora y está sometiendo al mundo entero a un confinamiento global cuyas consecuencias sociales y económicas aún son imprevisibles. Ese es al análisis que puede desprenderse de la actual evolución del coronavirus, en un planeta que contiene el aliento ante el incontenible avance de la enfermedad. Una pandemia, originada en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China, que deja ya 665.000 contagios y más de 30.000 fallecidos conforme se ha extendido progresivamente hasta alcanzar a 177 países.
El número de personas que han conseguido curarse de COVID-19 asciende a 140.225, la mayoría de ellas en China (75.098). Un gigante que empieza ahora a salir de la dura cuarentena impuesta el pasado enero pero que no abandona el miedo aún, ante el temor de una segunda oleada de afectados por el virus dado el imparable registro de afectados importados frente el parón de los locales.
Los cuatro países más afectados por la pandemia (Estados Unidos, Italia, China y España) suman unos 350.000 casos, lo que representa más de la mitad del total de personas contagiadas en todo el mundo.
El ritmo de crecimiento de la pandemia se ha acelerado de forma muy pronunciada en las últimas semanas. Los 400.000 infectados se superaron el pasado martes, tres días después de llegar a la cifra de 300.000 positivos en todo el planeta, y para el jueves ya se habían alcanzado los 500.000 casos, impulsados en buena parte por el crecimiento desbordado de contagios en Estados Unidos.
La nación norteamericana se sitúa desde el pasado jueves como el territorio más afectado por número de casos, con un total de 124.665 personas contagiadas y 2.191 víctimas mortales. El país ha experimentado un crecimiento exponencial en la última semana, con ocho días consecutivos marcando crecimientos diarios de más de 5.000 infectados, los dos últimos superando la cifra de 12.000 nuevos enfermos en cada uno de ellos.
La situación en Nueva York es crítica, con un total de 672 muertos mientras los casos avanzan desde ambas costas hacia el centro del país, hasta ahora relativamente indemne, y se espera que a lo largo de la próxima semana la enfermedad eclosione en Detroit, San Antonio o Nueva Orleans.
A la luz de estas previsiones, el presidente estadounidense, Donald Trump, sopesa imponer una cuarentena de dos semanas , por lo menos, a la población neoyorquina, mientras la abastece de material sanitario, con compras por parte del Gobierno y donaciones como la anunciada ayer por la ONU: 250.000 mascarillas para la ciudad.


Un triste récord

Mientras, Italia se ha convertido en el primer país del mundo en rebasar los 10.000 fallecidos. Lo hizo el pasado sábado, tras un balance en que el que constató un total de 92.472 casos, por delante de China, que constata 82.057 positivos por coronavirus y sus fallecidos en 3.304. 
El viceministro de Salud transalpino, Pierpaolo Sileri, estimó ayer que el número de contagios por Covid-19 en el país comenzará a registrar un descenso marcado en un plazo máximo de 10 días. En las últimas 24 horas fallecieron en el territorio 756 personas. La buena noticia es que el número de nuevos casos bajó ligeramente con respecto al sábado.
En cuarta posición en cuanto a número de muertos se refiere se sitúa España, con 73.235 positivos, 5.982 víctimas mortales y 21.285 personas recuperadas. Alemania es el quinto territorio de esta lista negra de la enfermedad, con 57.871 casos, 325 fallecidos y 8.481 personas curadas. Francia ya es el sexto por número de afectados, con 38.105, y ha rebasado ya el umbral de los 2.000 deseosos (2.317), y las altas se encuentran en 5.724.