Fundido a negro por el comercio

B.G.R.
-
La campaña está teniendo un gran seguimiento - Foto: Alberto Rodrigo

La asociación de comerciantes del casco histórico califica de «masivo» el apagón de escaparates que continuará hoy y con el que quieren evitar la «desaparición» de sus negocios

Llegaron las grandes superficies y cadenas de distribución; se ampliaron los horarios; comenzaron las aperturas en días festivos; se liberalizaron los periodos de rebajas; la venta por internet no ha dejado de crecer, y ante tanto cambio el comercio tradicional teme por su subsistencia. «Hay que hacer algo», repetían ayer los empresarios de este sector que decidieron dejar sin luces sus escaparates desde que bajaron la persiana a las partir de las ocho de la tarde y hasta las 10 de la mañana del lunes.
Un cartel a la puerta de sus establecimientos (se repartieron más de 600) avisaba de esta acción promovida por la asociación Centro Burgos. En él se podía leer el siguiente mensaje: Si desaparece el comercio, la ciudad se apaga. Necesitamos de tu energía para mantener vivo el centro. Muchos clientes ni se habían percatado. «Se sorprenderán esta noche o mañana», decía por ayer y hoy Vicky Tomé, de la tienda Fravhe’s Jeans, quien lamentaba que no se hubieran sumado las grandes marcas a esta iniciativa porque «no les interesa».
A los ‘gigantes’ comerciales se refirió también Luis Bilbao, de Nice Love, en la calle Cardenal Segura, porque considera que son las mayores beneficiarias de las medidas políticas que afectan al sector. «Queremos demostrar cómo serían las ciudades sin comercio; tristes y oscuras», manifestó. Alonso Martínez, de Calzados Ruiz, añadía que se trata de una actividad que genera vida, que da luz y que hace que las calles «sean más seguras».
De la misma opinión es Mariví García, de la tienda Laín 42, quien reconocía que la gente joven está acostumbrada a otro tipo de mercado como la venta por internet o ir a un supermercado a las diez de la noche. Sin embargo, defendía la profesionalidad del pequeño comercio, donde «damos un trato personalizado al cliente, les asesoramos y al final somos amigos».

(Artículo completo en la edición de hoy)