Los trabajadores municipales volverán a la Casa Consistorial

A.C.
-

Los vecinos de Medina de Pomar podrán conocer las flamantes instalaciones de la segunda y tercera plantas en octubre, tras las fiestas, durante unas jornadas de puertas abiertas

Los trabajadores municipales volverán a la Casa Consistorial

Las obras de remodelación de la segunda planta de la Casa Consistorial adjudicadas a la empresa Geoxa en 249.580 euros ya están a punto de terminar y los 15 trabajadores municipales ‘exiliados’ a otros edificios, a punto de regresar. Lo harán, si todo sale según lo previsto, tras las fiestas de Nuestra Señora del Rosario, en la segunda quincena de octubre. Unas jornadas de puertas abiertas en esas fechas servirán para que los vecinos vean el flamante aspecto de las oficinas municipales que han cambiado radicalmente.
Las obras de reforma de la antigua Casa Consistorial, un edificio de 1894, comenzaron a principios de 2018 con la completa renovación de la cubierta y su estructura. Esta obra costó 382.579 euros y también incluyó, entre otros trabajos, la renovación de la galería acristalada que da a Las Cuadrillas, la limpieza de la fachada o la renovación del pavimento bajo los soportales de entrada al edificio. Las goteras y fuertes humedades que afectaban a la cubierta, así como la necesidad de ampliar el espacio útil llevaron a realizar esta primera fase, con la que se habilitó la planta entrecubierta o tercera planta, que hasta entonces estaba infrautilizada como trastero de enseres y almacén. Ahora se ha convertido en un gran espacio diáfano de 359 metros cuadrados, aunque quedan útiles algo más de 100 debido a la forma abuhardillada que impide ponerse de pie en algunas zonas. En esta entrecubierta queda a la vista la imponente estructura de madera del tejado del Consistorio.
Las obras para acondicionarla incluyeron el forjado del suelo, que es el techo de la segunda planta, lo que conllevó continuar con una segunda fase de obras, que inicialmente no se habían previsto y que ahora llegan a su fin. Esta semana, el relojero de Madrid que renovará la maquinaria del reloj de la Casa Consistorial visitó el inmueble. Instalará un nuevo sistema electrónico y solo se conservará la esfera y la campanilla que volverá a dar las horas.
Hoy estaba previsto que la empresa responsable conectara el sistema informático y las nuevas redes de conexiones. Si en algo ganarán los trabajadores municipales, además de en luz y comodidad, será en un sistema eléctrico, así como en redes de telecomunicaciones adaptados a sus necesidades. En sus oficinas se han instalado armarios que ocupan, al menos, una pared completa en cada una para facilitar el depósito de documentos y también han desaparecido muchos tabiques para dar paso a espacios diáfanos, como el de 92 metros, donde antes se encontraban los departamentos de Hacienda y Obras y Servicios, entre otros. Quienes trabajan en Cultura y Urbanismo también estrenarán oficinas tras casi dos años de provisionalidad en la calle Mayor.