Boicotean el radar del cementerio y cambiarán las lentes

F.L.D.
-

La fechoría no afecta al funcionamiento del cinemómetro, que rota en el resto de cabinas, pero sí obliga al Ayuntamiento a reemplazar el cristal para que funcione con garantías

La Policía Local confirmó que el dispositivo no estaba dañado. - Foto: Jesús J. Matías

Una de las cosas que más le duele al ciudadano es que le obliguen a rascarse el bolsillo cuando comete una infracción. Algunos, de hecho, se lo toman de la peor manera posible. Buena prueba de ello es el acto vandálico que tuvo lugar hace unos días en la avenida Cajacírculo, frente al Cementerio de San José. El objetivo del cajetín del radar fijo que se ubica a esta altura apareció pintado de blanco, lo que lo inutiliza para poder captar a los que pisan el acelerador y sancionarles. Por suerte, la fechoría no ha obligado al Ayuntamiento a pagar por un nuevo dispositivo y tan solo será necesario cambiar las lentes de la cabina.

El hecho de que a pocos metros de allí haya una señal que avisa del radar y de que sea uno de los que más sanciona de la ciudad, no quiere decir que siempre esté operativo. La Policía Local cuenta con dos cinemómetros que van rotando en las seis cabinas que hay repartidas por la ciudad: avenida Cajacírculo, Camino Casa La Vega, Esteban Sáez de Alvarado (a la altura de Coprasa), avenida del Arlanzón (El Plantío) y calle Santa Bárbara (2). Es decir, que el dispositivo no está en todas ellas a la vez, sino solo en alguna, aunque es obvio que la mayoría de los conductores reducen la marcha para no jugar a la ruleta rusa. 

En este caso, la fechoría no ha afectado en absoluto al funcionamiento del radar, según confirmó la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero, pero sí les obliga a cambiar el cristal para que, en los próximos días, vuelva a estar operativo con todas las garantías. 

No es la primera vez que ocurre un acto vandálico de este tipo. Hace unos meses el cajetín de la avenida de la Universidad también apareció pintado de blanco, aunque aquella trastada fue todavía más inútil. Cabe recordar que, aunque el Ayuntamiento instaló allí esa cabina, no es un cubículo habilitado para el radar que posee la Policía Local, por lo que no rota allí.