scorecardresearch

La hostelería despega con el impulso del ciclismo y el ocio

S.F.L.
-

Un centenar de empleados de la organización de la Vuelta a Burgos y la de España se alojaron en Briviesca. Ambas carreras y la programación municipal de verano han atraído a muchos visitantes

Multitud de vecinos de la ciudad y de pueblos cercanos acudieron a la avenida Reyes Católicos el pasado lunes 16 para animar a los participantes de la Vuelta a España. - Foto: Alberto Rodrigo

Los negocios hosteleros de Briviesca vuelven a respirar después de un otoño, un invierno y parte de la primavera atravesando penurias. Los propietarios y empleados de los establecimientos de restauración y hospedería creen que la agenda cultural programada por el Ayuntamiento durante el verano y la llegada y el paso de la Vuelta a Burgos y la de España, respectivamente, han animado a que los briviescanos y vecinos de localidades cercanas salgan y consuman más.

Pasear este verano por la capital de la Bureba recuerda a los residentes y comerciantes a los buenos años de antaño, en los que se llenaban las terrazas de los bares, apenas había hueco en los bancos de la Plaza Mayor, y centenares de niños correteaban por las calles con sus bicicletas. «Sobre todo agosto está siendo una auténtica pasada, hay cantidad de gente y estoy viendo más turismo que nunca», expone María Jesús, una vecina.

Para Henny, propietario del bar El Farol, que la Vuelta a España atravesara la ciudad el día del canto al Himno y de la feria taurina resultó un «auténtico bombazo. Ha sido uno de los mejores días en los que hemos trabajado del verano, y sin duda, del año», manifiesta. Elisabeth y Andrea parecen no tener miedo a la pandemia y el 28 de julio reabrieron el bar Madols. Ambas llevaban tiempo en el paro y vieron en el local una oportunidad para salir adelante de un periodo complicado. Las dos quedaron sorprendidas de la cantidad de personas que las preguntaron sobre la Vuelta a España. «Tuvimos que informarnos bien de los horarios y del trayecto para trasladárselo a los clientes. Ese día me dio gusto ver Briviesca», afirma una de las emprendedoras.

En el caso de Ana, del hotel-restaurante El Vallés, ruega por que la «buenísima racha que atraviesa el negocio perdure». La empresaria expone que alojar en sus dependencias a 85 guardias civiles encargados de la organización de las salidas y de los cortes de circulación en la carrera ciclista nacional durante seis noches a media pensión y completa  y a otros 11 cámaras  y conductores del helicóptero de TVE, ha supuesto un «importante impulso en el negocio». Después de mantener el hotel cerrado 18 meses y de las restricciones no dan crédito del volumen de trabajo que tienen desde mayo. «El perfil del viajero ha también ha cambiado y ahora nuestros clientes optan por pernoctar más tiempo que otros veranos. En mi caso no puedo confirmar que los turistas venían por la agenda cultural de verano, pero desde luego que el deporte nos ha ayudado mucho», aclara.

Armando se ha beneficiado de los conciertos, talleres, representaciones teatrales y otros espectáculos del verano, como cualquier hostelero. También de la Vuelta a Burgos. La segunda etapa de la carrera finalizó en Briviesca y 20 trabajadores del equipo de montaje y desmontaje se hospedaron en el hotel Isabel. «Nos ha venido bien aunque falta para llegar a lo de antes de la crisis», se lamenta.

Desde el Ayuntamiento de Briviesca expresan su alegría por «el ambiente existente en la localidad desde la apertura de la comunidad y del éxito de las actividades organizadas», concluyen.