Carriedo:«Reconocimos la desaceleración sin paños calientes»

SPC
-

El consejero de Economía y Hacienda asegura que todos los escenarios apuntan a un crecimiento del PIB de Castilla y León en torno al 2% en 2020

Carriedo:«Reconocimos la desaceleración sin paños calientes»

«Todos los escenarios nos están hablando de que en 2020 el crecimiento estaría rondando el dos por ciento», aseguró el consejero de Economía y Empleo de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, que afirmó que en la Comunidad se «seguirá creando empleo». Fernández Carriedo indicó, en ‘Los Desayunos de Ical’, que la previsión es que la economía siga creciendo en los próximos años , aunque a «ritmos menos importantes que en el pasado» y advirtió de que las decisiones que adopte el futuro Gobierno de España marcarán la evolución en 2021 y 2022, en un momento de «total incertidumbre nacional e internacional», al tiempo que destacó la postura de la Junta al respecto:«Era muy importante reconocer la desaceleración y no hemos ido con paños calientes». Carriedo advirtió de que «es difícil» que se vayan a mantener los niveles de crecimiento de los últimos años, cuando se alcanzó hasta un dinamismo del cuatro por ciento, y repitió que pensar en el dos por ciento para 2020 «sería un elemento razonable». Eso sí, dejó claro que «todavía no hay proyecto de presupuestos, ni las cuentas ni el cuadro macroeconómico que lo acompañe».
El consejero manifestó que ese dos por ciento será similar al nivel con el que se cerrará 2019, y expuso que será posible porque «aunque las causas estructurales de menor crecimiento puedan seguir existiendo», los dos aspectos coyunturales de mala cosecha y cierre de carbón y paralización de las térmicas «puede que se corrijan». 
El consejero también defendió que se seguirá generando empleo aunque se crezca a un ritmo inferior al dos por ciento gracias a las reformas acometidas en los últimos años, y a pesar de que muchos de los parados actuales «tienen menores condiciones de empleabilidad» que las personas que se incorporaron al mercado laboral durante la primera fase del retorno al crecimiento.
Escenario incertidumbre. El titular de Economía y Hacienda puso de relieve que el escenario nacional e internacional es de «indefinición e inquietud y muchas decisiones empresariales están pendientes». En el contexto internacional se refirió al ‘brexit’, que parece «irreversible», dijo; junto a la guerra comercial y el menor crecimiento de países «locomotora» de la UE. En cuanto a la situación interna, señaló el doble efecto de la «inestabilidad política y las posibles decisiones del Gobierno» que puedan ser contrarias a la creación de empleo y crecimiento económico.
Carriedo apuntó que el escenario del próximo Gobierno no está claro y puede cambiar, pero advirtió de que leyendo los programas de PSOE y Unidas Podemos, todo apunta a una subida de impuestos y a reformas o contrarreformas en política económica y financiera «contrarias a la creación de empleo y al crecimiento económico». En este contexto, remarcó que la Junta ha sido de las primeras administraciones en reconocer la desaceleración y en adoptar medidas para frenarla. «Era muy importante reconocer la desaceleración y no hemos ido con paños calientes», asumió.
El consejero expuso que el Ejecutivo afrontó esta nueva realidad y adoptó tres decisiones «con carácter inmediato», lanzar un mensaje claro de que apuestan por bajar impuestos; una rebaja del precio del suelo industrial y la ampliación a 200 millones del plan de crecimiento empresarial.
El consejero remarcó la próxima eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que es un tributo, dijo, «particularmente injusto» porque grava una renta que ya ha sido objeto de imposición, y la transmisión, lo que «pone en riesgo la propia existencia de los negocios». Asimismo, defendió el abaratamiento del suelo industria para animar a los inversores que tenían previsto invertir a «hacerlo ya». Al respecto, Fernández Carriedo también indicó que algunas empresas han acelerado ya sus decisiones de inversión con este plan, aunque «aún es pronto para hacer balance».
La tercera línea urgente frente a la desaceleración, dijo, es la ampliación del plan de crecimiento empresarial de los 80 a los 200 millones. Un acuerdo que se suscribirá «en breve, en las próximas semanas», con Empresa Familiar de Castilla y León. Por último, Fernández Carriedo comentó que este programa, al poco tiempo de ponerse en marcha, «se ha quedado escaso», por lo que se decidió su ampliación.