La vocación religiosa, en versión musical

Gadea G. Ubierna / Burgos
-

Mañana se estrena «A corazón abierto», un espectáculo pensado y realizado de principio a fin por seminaristas de Burgos para incentivar ingresos. Este año hubo una veintena

Más de treinta seminaristas participan en el espectáculo, que el miércoles por la noche ensayaron en el Seminario por última vez. - Foto: Jesús J. Matías

Andrés es un chico corriente, como cualquier otro, que no solo no se había parado nunca a pensar en Dios, sino que incluso había renegado de un amigo por haberse ordenado sacerdote. Hasta que un día se dio cuenta de que «estaba enamorado y sintió la necesidad de contarlo» y canalizar sus sentimientos. Algo que hizo con la ayuda, ahora sí, de un cura. De esta manera explica el seminarista Víctor López el argumento del musical A corazón abierto, que él protagoniza y que se ha pensado y realizado de principio a fin en el Seminario de San José. Cuenta con la participación de más de 50 personas e incluye doce temas inéditos del grupo de rock burgalés Pescadores de Hombres, también formado por jóvenes con vocación religiosa. El estreno será el sábado, a las 18.30 horas, en el teatro del centro cívico Río Vena, pero ya no hay entradas.
El espectáculo es uno de los principales actos del programa previsto para el  Día del Seminario, que desde 1935 se hace coincidir con San José pero que comprende actividades durante algo más de una semana: jornada de puertas abiertas, concurso de pintura y fotografía para estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato o una  oración joven para la noche del sábado 20, por citar algunas. Todas ellas están amparadas por el lema «Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?», -palabras de Santa Teresa en el quinto centenario de su nacimiento- y tienen por objetivo incentivar las nuevas vocaciones. Una cuestión en la que en Burgos parece haberse invertido la tendencia a la baja de los últimos lustros porque, por segundo año consecutivo, hay más de una decena de nuevas vocaciones. Según datos oficiales, en el paseo del Empecinado están formándose este curso trece seminaristas mayores, nueve menores y 32 preseminaristas; es decir, menores que cursan sus estudios y participan de las actividades del Seminario porque se supone que tienen intención de ingresar, pero que duermen en su casa. En total, este año hay 54 jóvenes con vocación religiosa, 21 más que en 2014.
Pero como la aspiración es seguir incrementando esta cifra, los jóvenes están volcados en la organización de actividades como el espectáculo A corazón abierto. La idea de hacer un musical acerca de lo que significa la vocación fue de uno de los veteranos, Jesús Varga, que forma parte del grupo de rock Pescadores de Hombres y que enseguida consiguió encandilar al resto en la tarea de componer temas, ponerles música, elaborar un guión, hacer la escenografía y escoger a los actores. De las aproximadamente cincuenta personas que han participado en el montaje, más de treinta son seminaristas y, como explican en varios vídeos promocionales colgados en Youtube,  «pretendemos dar a conocer nuestro seminario a todo el mundo, pero especialmente a los jóvenes». El delegado de pastoral vocacional, Enrique Ybáñez, respaldó el proyecto desde el principio y añade que «los seminaristas querían transmitir la vocación que han sentido de un modo impactante,  con el que muchos pueden sentirse identificados. En algunos casos es casi un resumen autobiográfico».