Bosnia entierra a 86 prisioneros ejecutados en 1992

Europa Press
-

Las víctimas eran musulmanes del campo de detención serbiobosnio de Prijedor y fueron ejecutados después de ser prometida su liberación

Bosnia entierra a 86 prisioneros ejecutados en 1992 - Foto: FEHIM DEMIR

Miles de familiares de la localidad de Hambarine, en el noroeste de Bosnia y Herzegovina, han asistido hoy al entierro de 86 musulmanes bosnios que hace 27 años fueron ejecutados y lanzados por un barranco por policías serbobosnios en el primer año de la guerra en el país balcánico. 
Las víctimas de la ejecución en masa eran principalmente prisioneros del campo de detención de Prijedor a los que los policías serbobosnios les dijeron que iban a ser liberados en un canje pero que finalmente acabaron ejecutados y lanzados desde un barranco en las montañas de Koricani, en el centro de Bosnia. Los agentes alinearon a los prisioneros, los fusilaron y lanzaron sus cuerpos por el barranco en agosto de 1992. 
Situada junto a los cinco féretros con los restos de su padre, su hermano, dos primos y un tío en el cementerio de Kamicani, Jasna Elezovic ha contado que los cadáveres fueron encontrados en 2018. "Parece como si hubiera ocurrido ayer. La angustia sigue siendo la misma", relata. Los cadáveres de las víctimas fueron recuperados tras extraer unas rocas que los policías serbobosnios lanzaron para tratar de ocultar la masacre. 
Solo una docena de hombres de un grupo de cerca de 200 sobrevivieron a la masacre, fingiendo estar muertos e incluso llegando a dejarse caer por el barranco, que tiene una profundidad de 100 metros. Por estos hechos, 11 expolicías han sido condenados, incluido Darko Mrdja, que pasó encarcelado 17 años por sentencia del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY). El resto de implicados fueron condenados por un tribunal de guerra bosnio. 
El supuesto cerebro de la masacre, Simo Drljaca, el jefe de Policía de Prijedor, murió en un intercambio de disparos con fuerzas de la misión de la OTAN en 1997, cuando los militares aliados intentaban detenerle.