La plantilla del Valle del Cuco rechaza responsabilidades

ADRIÁN DEL CAMPO
-

Los trabajadores de la residencia de Adrada se desvinculan de la crisis que llevó a la intervención de la Junta y apuntan que advirtieron a la dirección pero que esta no atendió sus avisos

Imagen de la intervención de las autoridades en la residencia de Adrada el pasado mes de marzo. - Foto: DB

La plantilla de la polémica residencia de ancianos de Adrada de Haza, que fue intervenida por la Junta de Castilla y León el pasado mes de marzo, ha emitido un comunicado para desvincularse de la mala praxis que llevó al cierre del centro. El texto remitido ayer mismo de forma conjunta por los empleados comienza así: "Somos un grupo de trabajadores de la Residencia Asociación Valle del Cuco, situada en Adrada de Haza, que queremos emitir un comunicado para dejar constancia que la situación en la que derivó la residencia no ha sido nuestra responsabilidad".

A continuación, la plantilla de la residencia de ancianos ha incidido en su inocencia de cara a las irregularidades o negligencias que pudieran haber detectado las autoridades autonómicas y cuerpos de seguridad del Estado en su intervención de marzo. "Nos queremos desvincular de la situación final de la residencia", sentencian en el escrito para después explicar que los propios trabajadores han sido los que han luchado por la integridad de los residentes: "Los empleados hemos estado a pie del cañón, aun poniéndonos en riesgo hasta el último momento". Asimismo, en el comunicado la plantilla incide en que ellos mismos propusieron "acciones para tomar medidas, como el aislamiento, entre otras, y la dirección no lo llevó a cabo".

En su escrito conjunto, la plantilla vuelve a poner de manifiesto su desamparo actual, ya que llevan dos meses sin cobrar, de momento marzo y abril, y, apuntan, desde la dirección del Valle del Cuco nadie les da ninguna explicación. "Llevamos casi tres meses luchando contra el silencio y la pasividad de la empresa. No se han preocupado en ningún momento por los trabajadores, por nuestra salud ni por nuestra situación, ya que al final, después de todo este tiempo, aún no hemos cobrado y desconocemos el futuro de la empresa", denuncian en el comunicado.

Por último, en su escrito la plantilla no se olvida de lanzar un mensaje de ánimo a todos los afectados por la crisis sanitaria vivida en la residencia de Adrada: "Desde aquí mandar todo nuestro apoyo y cariño a todos los residentes y en especial a las familias de los fallecidos". Y es que cómo han apuntado algunos de los trabajadores, de los cerca de 40 internos que había en el centro de mayores, habrían fallecido 14 durante la pandemia del coronavirus.

Repaso de los hechos. El pasado 26 de mayo la Junta de Castilla y León intervino la residencia El Valle del Cuco por las deficiencias detectadas y el alto número de contagiados registrados. Acto seguido los internos fueron trasladados a otros centros de mayores y la residencia de Adrada fue clausurada. La última noticia que ha trascendido, como publicó este periódico el 13 de mayo, es que la empresa aplicará un ERTE a sus 14 empleados después de que el expediente haya sido aceptado por las autoridades competentes.