La obra de San Juan se retrasa y podría exigir otro proyecto

R.P.B.
-
Imagen de archivo del inicio de las obras, en primavera de este año - Foto: Alberto Rodrigo

Las obras de rehabilitación del céntrico monasterio han puesto al descubierto que el forjado que estaba oculto tiene muy poca consistencia

Nadie se esperaba tan ingrata sorpresa, pero es lo que sucede a menudo cuando se emprende una obra de rehabilitación. La reforma del Monasterio de San Juan no podrá cumplir con los plazos previstos porque unas catas realizadas en la cubierta del claustro interior han revelado que éste se encuentra en muy mal estado; que el hormigón que sostiene las cerchas está casi deshecho. No deja de ser curioso, porque el proyecto de reforma no contemplaba tocar esta cubierta.Sin embargo, el descubrimiento obligará a hacerlo. Y eso podría exigir un nuevo proyecto, según han confirmado fuentes municipales, y con ello un retraso notable en la reforma de esta zona del vetusto cenobio, llamado a convertirse en museo de arte contemporáneo en sustitución del MarcelianoSanta María, si es que el Patronato, los sucesores o el propio Ministerio de Cultura, propietario del legado del pintor burgalés, no lo impiden.

El concejal de Fomento, Daniel Garabito, señala, sin embargo, que aún es pronto para saber si será imprescindible un nuevo proyecto porque se van a seguir realizando pruebas, si bien admite que, en efecto, el material se encuentra en muy mal estado. «El forjado que estaba oculto está en muy mal estado y tiene muy poca consistencia. En la fase actual estamos sacando testigos para ver a cuánta zona afecta y estudiar así las posibles soluciones. Todavía es pronto para evaluar cualquier cuestión referente a un posible nuevo proyecto porque ni siquiera sabemos el alcance de la zona afectada. Podría ser que con un arreglo puntual pudiera solucionarse. Aún es pronto», apostilla el edil.

(Artículo completo en la edición de hoy)