FAE prevé un otoño difícil pese la fortaleza de la industria

M.L. MARTÍNEZ (ICAL)
-

El presidente de la patronal, Miguel Ángel Benavente, señala que el sector industrial está teniendo un comportamiento "bastante mejor que lo previsto" y estima que pueda estar en "un 80 por ciento en junio y julio"

El presidente de la patronal, Miguel Ángel Benavente, señala que la industria está comportándose "mejor de lo previsto". - Foto: Luis López Araico

La Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE) auguró hoy una situación industrial "complicada" de cara al otoño pese a la "fortaleza" del tejido industrial de la provincia, según reconoció su presidente Miguel Ángel Benavente a preguntas de los periodistas durante la renovación del convenio de colaboración con la Fundación Atapuerca. En este contexto, Benavente señaló que "afortunadamente" en la economía burgalesa tiene un "peso importante" la industria. Algo que, según resaltó, hace que Burgos sea "mucho más fuerte" y esté "más cubierta de los avatares".

De hecho, relató que desde el pasado mes de marzo que las empresas "pararon en seco" por el decreto del estado de alarma debido a la COVID-19, con la que se "paralizó" la actividad, "en el momento en que se ha vuelto a trabajar, se ha detectado que en junio y julio, el sector industrial está teniendo un comportamiento bastante mejor que lo previsto", dijo, estimando que la industria de Burgos puede estar en "un 80 por ciento en junio y julio".

Asimismo, el presidente de la patronal burgalesa indicó que el "parón" en el mes de agosto motivado por las vacaciones estivales va a ser "perjudicial" porque "volverá a costar coger inercia". "Esto se suma a que los ERTE se debían prologar hasta finales de diciembre, como pedimos desde las patronales" y remarcó que "si esto no se produce habrá dos problemas: que algunas empresas se plantearán pasar de ERTE a ERE y que la Administración no ha asimilado la avalancha de ERTE que ha tenido desde marzo por lo que tendrán que partir de cero y tendrán otra avalancha de ERTE".

Sin embargo, aportó el dato del "potencial" de Burgos relativo a las exportaciones. Así, valoró que mientras éstas se "desploman" un 50 por ciento en Castilla y León por la COVID-19, la provincia burgalesa exportó en el mes de abril por valor de 202,8 millones, casi el 38 por ciento de todas las exportaciones de la Comunidad, que llegó a 575 millones de euros.

Burgos "brilla por sí sola". "Burgos brilla por sí sola", afirmó, al tiempo que defendió que está exportando más que comunidades enteras como Baleares (201 millones de euros), Canarias (86 millones), Cantabria (143 millones), Extremadura (159 millones) o La Rioja (104 millones de euros). Además, añadió el dato de las exportaciones en el sector de la automoción, donde resaltó que tanto Valladolid como Palencia registraron una caída de las mismas con 89,5 millones de euros y 45,6 millones respectivamente, mientras que la industria burgalesa está "muy diversificada" con sectores como automoción, química, agroalimentación y maquinaria.

En estos casos de crisis, esos datos indican esta fortaleza y cuando uno tiene esa fortaleza hay que ser optimista pero la situación va a ser complicada y de cara al otoño por el tema del empleo se va a agudizar, aparte del tema de financiación que se podría complicar de cara al último trimestre del año", manifestó Benavente. "Esta fortaleza hará que podamos sujetarnos un poco mejor", concluyó.