Contreras constituye la primera Junta Gestora de montes

DB
-

El monte Gayubar de Abajo tiene una superficie de 340 hectáreas, próximo al límite entre Contreras y Hortigüela, dentro del futuro Parque Natural de los Sabinares. La iniciativa ha sido promovida por la Junta

Contreras constituye la primera Junta Gestora de montes

Veinte vecinos de la localidad burgalesa de Contreras firmaron ayer el acta de constitución de la Junta Gestora del monte de socios Gayubar de Abajo. Se trata de la primera iniciativa de este tipo que promueve la Junta de Castilla y León en la provincia, según informa la Delegación Territorial de Burgos en un comunicado.

En el acto de firma, en el que participaron de forma presencial 18 propietarios y por delegación otros 2, se aprobaron también los estatutos por los que se va a regir la Junta y se nombró la primera Junta Directiva, que será la encargada de gestionar los asuntos ordinarios. También se ocupará de ir manteniendo el registro de propietarios a medida que se vayan produciendo transmisiones por herencia o compraventa. En caso de compraventas los propietarios tendrán derecho de tanteo y retracto de las participaciones con el fin de no dispersar más la propiedad. La Asamblea general se reunirá al menos una vez al año, coincidiendo con el mes de agosto para favorecer la presencia del mayor número posible de personas.

El monte Gayubar de Abajo tiene una superficie de 340 hectáreas y se encuentra próximo al límite entre Contreras y Hortigüela, en la Sierra del Gayubar, sobre el río Arlanza. Está dentro del territorio del futuro Parque Natural de los Sabinares.

 

EL PROCESO

En la provincia de Burgos hay muchos montes, a veces de gran extensión, que tienen la consideración de montes de socios. El proceso para llegar a esta situación se inicia casi siempre en un monte desamortizado y subastado por el Estado en el siglo XIX tras su expropiación a la iglesia o a las entidades locales. Estos montes se solían utilizar de forma comunal por los vecinos de los pueblos, y eran vitales para sus economías domésticas al ser su fuente de abastecimiento de pastos y leña. Para evitar perder el uso de esos bienes los vecinos se organizaban para comprarlos y así poder seguir disfrutando de ellos. De esta forma los montes pasaban a ser propiedad de varios vecinos en ‘proindiviso’, 36 en el caso de Contreras.

Cien años después estos montes son propiedad de los herederos de los compradores iniciales. Pero muchas veces se desconoce quiénes son esos herederos, o se conoce quiénes son pero no tienen documentadas las herencias, y en la práctica los montes quedan en una situación de bloqueo y abandono, porque es necesaria la conformidad de todos los copropietarios para muchos actos de disposición.

La Asociación Forestal de Soria ha sido pionera en la detección de estas situaciones y ha conseguido movilizar a los legisladores para dar una salida legal a estos montes. Así, a partir de 2015 la Ley de Montes estableció un procedimiento para que un grupo de propietarios conocidos del monte pudiese constituir una Junta Gestora, de forma que aun existiendo propietarios desconocidos, se pudiera gestionar el día a día del monte. Este es el procedimiento al que se han acogido desde ayer los vecinos de la localidad burgalesa de Contreras.

El impulso del proceso corresponde siempre a los copropietarios del monte, y la Junta de Castilla y León da el apoyo legal y técnico para llegar al acto de constitución, asegurándose de que el proceso sea transparente y de que todo aquel que pueda ser propietario tenga oportunidad de comparecer y entrar a formar parte de la Junta Gestora. El principal problema, durante todo el proceso, ha sido conseguir reconstruir las sucesivas transmisiones de los derechos de propiedad durante más de cien años, labor que en el caso de Contreras ha llevado prácticamente una duración de diez años.