El concurso para ampliar Castilfalé llega a los tribunales

C.M.
-

El estudio de arquitectura ganador presenta un recurso ante el Juzgado Contencioso Administrativo número 1. Paralelamente, el Ayuntamiento deniega la revisión de todo el procedimiento y manda el expediente al Consejo Consultivo de Castilla y León

La ampliación se llevará a cabo en la parcela colindante a las actuales dependencias. - Foto: Luis López Araico

El concurso de ideas para ampliar el Archivo Municipal del Palacio de Castilfalé convocado en el mandato anterior ha acabado en los tribunales. El equipo que resultó ganador, Contell-Martínez Arquitectos, ha presentado un recurso ante el Juzgado Contencioso Administrativo 1 de Burgos contra la suspensión de la adjudicación por el Ayuntamiento. 
El paso se ha dado después de que el mismo equipo presentara un recurso de reposición para que se revisara todo el procedimiento    de anulación por adolecer de defectos pero que el Ayuntamiento ha desestimado. Sin embargo, el secretario general emitió un informe en el que señalaba que el citado recurso lo debía dictaminar el Consejo Consultivo de Castilla y León. Así se ha hecho y se está a la espera de su resolución. 
Los ganadores han decidido ir más allá al conocer la anulación definitiva del concurso y han decidido llevar el asunto a los tribunales, lo que sin duda demorará todavía más la necesaria ampliación, dado que hasta que no se produzca el fallo judicial no se podrá dar ningún paso en este sentido. 
Cabe recordar que a finales de 2017 el Ayuntamiento decidió convocar un concurso de ideas, dotado con 200.000 euros, para la contratación y dirección de la obra del nuevo bloque, ubicado en una parcela anexa a Castilfalé que se expropió a sus titulares por un justiprecio. Se presentaron 14 propuestas, de las que 7 quedaron como finalistas. El jurado eligió la presentada por los arquitectos valencianos María Dolores Contell y Juan Miguel Martínez, el mismo equipo que diseñó la rehabilitación del centro de ocio infantil y juvenil La Estación. 
Se firmó el contrato y los arquitectos comenzaron a trabajar pero se presentó un recurso por parte de Daniel Fernández-Carracedo, otro de los arquitectos que había optado al concurso. En el mismo argumentaba que la propuesta ganadora obligaba a elaborar un estudio de detalle de la parcela (ordenación de los edificios, el solar, la altura...) y eso estaba en contra de las bases del concurso, dado que las mismas establecían que los proyectos debían ceñirse al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con respecto a ese solar, entendiendo que el citado documento supondría una modificación de esas prescripciones. El recurso fue estimado por el Ayuntamiento en base al informe de una técnico que actuó como secretaria del jurado y se decidió anular el concurso. 
Sin embargo, el jefe de Planeamiento realizó otro informe en el que tumbó tanto el recurso como  el informe de la jurídico al estimar que la realización de un estudio de detalle no contravenía las bases puesto que cumplen con el PGOU, dado que dicho documento establece que en el caso de los equipamientos culturales se podrá contemplar un estudio de detalle sin que ello conculque lo planificado. De hecho, la necesidad de ese estudio de detalle fue un hecho conocido y valorado por el jurado. 
rechazo de icomos. Por si esto fuera poco, Icomos, el organismo asesor de la Unesco en materia de patrimonio, rechazó frontalmente el proyecto al considerar que tenía una planta más que lo autorizado en el PGOU y advirtió al Ayuntamiento de que no debe impulsar soluciones contrarias a sus propias normas, que "podrían poner en peligro valores patrimoniales que son objeto de protección", según indicaron en su informe. 
A Icomos tampoco le gustaron las fachadas y las cubiertas del edificio planteado al entender que rompería con la tipología de los bloques aledaños. Lo cierto es que la ampliación del Archivo Municipal sigue parada y tardará en resolverse mientras no hay sitio para almacenar nuevos documentos. 
Las actuales instalaciones no tienen sitio para guardar más documentos.