"No habrá intercambio de cromos; sería una falta de respeto"

F. Trespaderne
-
"No habrá intercambio de cromos; sería una falta de respeto" - Foto: Patricia González

César Rico, presidente de la Diputación y del PP provincial, analiza el momento político actual, marcado por las negociaciones para conformar los ayuntamientos y las directrices nacionales y regionales

Una derrota como la de hace diez días cuesta digerir, pero César Rico, presidente en funciones de la Diputación y del PP,  no muestra signos de preocupación más allá de un rostro cansado por las campañas electorales y las múltiples reuniones mantenidas para definir la estrategia sobre posibles pactos.
Una vez reposados los malos resultados de las elecciones municipales, ¿qué valoración hace?
Hemos mejorado los resultados de las generales, pero ha sido insuficiente para ganarlas y eso nos sitúa en la posición de tener que pactar. De todas las maneras hay que analizar porqué se ha producido en las grandes ciudades la perdida de votos del PP y el caso más ejemplar es el de Burgos capital, donde la tradición determina que el centro-derecha ha tenido siempre 14 concejales, es decir mayoría absoluta, salvo en una ocasión. La aparición de partidos en el entorno del centro-derecha ha propiciado que esos 14 ediles se fraccionen todavía más, aunque la suma sigue dando. Lo que está claro es que esos partidos nos ha hecho daño, aquí y en otros sitios.
Si, porque los resultados en la provincia tampoco han sido  buenos...
El PP ha ganado con mayoría absoluta en 204 ayuntamientos y con relativa en otros 13, lo que supone una perdida muy pequeña respecto a las elecciones de hace cuatro años, creo cinco municipios de mayoría absoluta y dos de relativa. De los resultados en el ámbito rural estamos satisfechos y conforme ha ido subiendo la población hemos ido bajando apoyos, posiblemente por esa confluencia del centro derecha dividido.
¿Qué van a hacer para invertir esa tendencia que viene de lejos?
La situación nos obliga a buscar una estrategia urbana, manteniendo nuestro contacto territorial, pero buscando el voto urbano.
Además de la capital y Miranda, con una aplastante victoria del PSOE, se han perdido plazas importantes y el diputado de Merindades...
EnMiranda tradicionalmente nos cuesta llegar al electorado y esta vez nos han pasado por encima. El segundo peor resultado es el de Merindades, posiblemente por la división que se ha producido en el seno del PP,  como en Medina donde personas vinculadas al PP han acudido con otra formación y eso ha permitido que el PSOE nos triplique en votos, lo que unido a los resultados de Villarcayo y Valle de Mena  ha propiciado la perdida del diputado.  
Briviesca y Lerma  no los recuperan; en Belorado el batacazo ha sido total y solo reconquistan el municipio de Roa, pobre balance...
En Belorado creo que nos equivocamos de estrategia al anunciar muy pronto que Luis Jorge del Barco no iba a continuar y nos hemos quedado fuera de juego. También hay ayuntamientos que hemos recuperado con mucha alegría, como Roa, y el avance que hemos tenido en  Villadiego, con dos concejales más, o en Castrillo del Val. Luego hay otros en los que hemos ganado y tenemos la posibilidad de pactos, como Salas o Lerma, donde  podemos sumar con Cs. Se abre una posibilidad de llegar a pactos y gobernar en varios.
Cs es la llave en esos casos ¿será una negociación global o ayuntamiento por ayuntamiento? ¿Los candidatos tendrán la última palabra o serán los aparatos de los partidos?
Hay que conjugar las dos cosas, los candidatos tendrán cosas que decir y luego dependerá de como se produzca el planteamiento del pacto. A nosotros nos da igual un pacto individual, municipio por municipio, que uno global. Las estrategia en este volumen de pactos se hace de arriba a abajo y estaremos a lo que determinen las direcciones de los dos partidos. Posiblemente la negociación de la Junta marque el resto de acuerdos, aunque no cuestionaría un pacto en una provincia a un pacto en la Comunidad porque las singularidades son diferentes. Lo normal es que cada uno negocie.   
Las direcciones de ambos partidos parecen estar por el acuerdo...
Vamos a ver si se traduce en pactos, pero muchas veces las direcciones hacen declaraciones  para marcar posiciones que luego, cuando se va al territorio, no tienen nada que ver.  
En los territorios cuentan mucho las personas ¿cómo son las relaciones entre el PP y Cs en la provincia?
Normales. En la Diputación, aún teniendo mayoría absoluta, siempre hemos intentado llegar a consensos en los asuntos importantes. Si analizamos el devenir de la institución  en los últimos años, aunque la oposición se ha desmarcado del equipo de gobierno, por ejemplo en la aprobación de los presupuestos, el desglose de ellos y los acuerdos importantes han salido por unanimidad.
¿Ha mantenido contactos con Cs?
No. Vamos a esperar a ver lo que pasas en Valladolid y la próxima semana empezaremos con calma. Aquí hay dos fases, la primera es la municipal porque se constituyen el día 15 y luego tenemos un margen de doce días para hablar de la Diputación.
¿Se va a convertir la negociación en un intercambio de cromos?
No habrá cambio de cromos, cada uno sabrá su responsabilidad, pero sería faltar al respeto de los electores y no verían bien un intercambio de cromos.
¿Qué criterios se han fijado a la hora de negociar un acuerdo con Cs?
Lo primero es hablar de la cuestión programática, es decir plantear lo que se quiere hacer de común acuerdo en todos los ámbitos y plasmarlo en un documento, luego vienen las personas y los puestos de responsabilidad. Lo que más nos tiene que unir con quien se pacte es un programa común de gobierno.  
¿A que no está dispuesto a renunciar el PP en esa negociación? ¿Tienen líneas rojas?
Renunciar antes de negociar es difícil porque primero hay que poner encima de la mesa las cosas que nos unen y luego ya hablaremos de las que nos pueden distanciar, pero siempre puede haber un punto de encuentro y líneas rojas no se deben poner en una negociación.
Desde Cs han manifestado en reiteradas ocasiones que no apoyarían a un presidente de Diputación de un municipio de más de 20.000 habitantes...
Eso no debe ser óbice para nada, entre otras cosas porque los tres diputados de Cs, a nadie se le escapa, son por los votos de Burgos capital. No sé si esta cuestión se pondrá o no encima de la mesa, pero para nosotros no es lo importante.
¿Estaría dispuesto a ceder?
Cuando empecemos a hablar con ellos veremos lo que se plantea.
A la vista de los malos resultados ¿se ha planteado cambiar de estrategia y que no todos los presidentes comarcales sea diputados?
Ha habido resultados muy interesantes en el ámbito rural, en la Ribera se han conseguido muy buenos resultados, en Pinares también... y donde hay un diputado o en el distrito de Burgos habrá menos problemas.
En la Ribera no han sido tan buenos cuando han perdido un diputado...
Sí, pero por lo que decía antes, el voto urbano de Aranda porque en el resto de municipios ha habido una aplastante mayoría del PP.
¿Han hecho autocrítica, por lo menos a nivel interno?
Sí, pero creo que en los grandes ayuntamientos en los que hemos gobernado, como Burgos yAranda, se han hecho las cosas bien, con errores como no puede ser de otra manera, pero se ha dado respuesta a las inquietudes que los ciudadanos planteaban. Dónde está el quid, algunos no nos habrán votado por nuestro concepto ideológico y otros porque en las grandes ciudades la influencia de la política nacional es muy importante y eso ha podido influir en el trasvase de votos del PP a Vox  porque estoy convencido que el 90 por ciento de los 8.500 votos que ha sacado en Burgos capital son del PP y que nos hubieran dado 2-3 concejales.  
¿No cree que el problema puede ser ver siempre a las mismas personas al frente de las candidaturas?
El cabeza de lista de Burgos capital es el mismo que hace cuatro años obtuvo diez concejales y con el que en otras ocasiones, en las que iba de concejal, hemos obtenido mayorías absolutas. Cuando se ganan o se pierden elecciones es por muchas razones.
Hace cuatro años, tras un mal resultado, declaraba que tal vez era el momento de mover ficha, ¿se está pagando ahora que no se moviera?
No lo sé. El partido presentó en todos los sitios candidaturas ilusionantes y nunca he visto tanta complicidad entre los miembros de una candidatura como la que hay en la de Burgos. Posiblemente tengamos cambiar de estrategia para recuperar ese voto que hemos prestado a otros. Vamos a ver si somos capaces de aunar esfuerzos para volver a ilusionar a nuestros votantes.
Como presidente provincial de PP, ¿qué piensa hacer tras estos resultados? ¿Va a convocar un congreso?
Primero tendrá que haber unos congresos nacional y regional y después provincial. Estamos a lo que marque la dirección nacional.  
¿Ha cumplido ya un ciclo o piensa continuar al frente del partido?
Estaré donde el partido considere que debo estar, pero siempre en el partido.  
¿Se ha planteado dimitir?
No. Los tiempos y las directrices llegarán de Madrid yValladolid.  
Y si no logran la Alcaldía de Burgos ni la Diputación ¿cambiará de planteamiento?
Soy moderadamente optimista y hasta que no llegue el final no voy a hacer esa valoración. Indudablemente cambian las cosas de gobernar a no hacerlo y las situaciones se modifican.