scorecardresearch

Quesos de Sasamón invierte 200.000 euros en dos nuevas líneas de producción

I.P. / Burgos
-

En breve saldrán al mercado dos nuevos quesos, uno de cabra y otro de tipo Camembert, que elevan a diez las variedades que elaboran los hermanos Sadornil en sus fábricas de Sasamón y del polígono de Villalonquéjar

La empresa de los hermanos Sadornil produce al año en torno a los 200.000 kilos de queso. - Foto: Jesús J. Matías

Cuando una familia ha nacido para emprender, no hay nada que se ponga por delante para impedirlo, como lo demuestra la empresa  Quesos de Sasamón que sigue creciendo y en los próximos meses sacará al mercado dos nuevos quesos, uno de cabra y otro de tipo Camembert, lo que implica una inyección económica de 200.000 euros para adecuar las instalaciones de la empresa en la villa.

 Y emprender es una palabra que ha ganado enteros en los últimos tiempos, pero que no se utilizaba cuando hace 32 años el padre de los seis hermanos Sadornil decidió poner sobre la mesa algunos negocios que creía podían ser atractivos para labrar el futuro de la familia, a pesar de que ya tenía una gasolinera y una seleccionadora de cereal. Hacer pantalones vaqueros y montar una empresa de reciclaje fueron dos de las opciones, aunque finalmente lo que se montó fue la fábrica de quesos que hoy lleva el nombre de Sasamón por todo el mundo, quizás porque quesos se habían hecho artesanalmente y para consumo doméstico siempre en la casa de los Sadornil, como en otras muchas de la villa y pueblos cercanos.

Tres décadas largas después, Quesos de Sasamón es una empresa consolidada que da trabajo a 27 personas y que sigue estando en manos de los 6 hermanos Sadornil. Tiene dos centros de producción, la fábrica de la villa segisamonense y otra en el polígono de Villalonquéjar en Burgos; cuenta con 5 tiendas en la capital, una en Vitoria, otra en el mercado Maravillas de Madrid, además del pequeño rincón  de venta que tienen en la misma fábrica de Sasamón.

Sus ocho variedades de quesos son internacionalmente conocidos, aunque el que se lleva la palma es el curado Peña Amaya. El mercado internacional (Francia, Italia, Inglaterra y a la espera de entrar en Panamá) representa en torno al 14% de las ventas;es, sin embargo, el mercado burgalés el más importante complementado con su presencia en el País Vasco, Barcelona, Canarias, comunidad valenciana, Madrid y un largo etcétera que abarca prácticamente  todas las autonomías españolas. Y, siempre a la última en aprovechar las últimas herramientas tecnológicas, también la venta on line está teniendo un gran éxito con facturaciones que llegan a los 10.000 euros mensuales.

Y es que de las fábricas salen en torno a los 200.000 kilos anuales de quesos en sus ocho variedades: Don Pepito, Peña Amaya,  Queso de Oveja (Pasteurizado),  Queso Mezcla (bajo en sal), Queso Fresco, Queso Sabor Latino, Queso Ensalada (envasado al vacío) y las cuajadas. De todos ellos, el último en salir al mercado, con un gran éxito entre la comunidad latinoamericana repartida por toda España, es el queso Sabor Latino, del que fueron pioneros. Se vende  con ocho etiquetas diferentes, según el país de destino, pero es el mismo; en el mercado nacional no tiene mucho éxito porque es excesivamente salado.

Manuel, gerente comercial y uno de los seis hermanos Sadornil, explica las características que hacen de sus quesos un productos tan codiciado, comenzando por la materia prima, que es la leche seleccionada de oveja churra de los ganaderos de la comarca y siguiendo por la curación lenta sobre tablas de chopo que ya pocos productores utilizan. El Peña Amaya es el queso que mejor representa esas características.

En cuanto a los dos quesos que estarán en el mercado en dos y unos cuatro meses, la empresa introducirán algunas novedades. El primero será un queso de cabra en dos variaciones, semicurado y curado, y el segundo será de tipo Camembert. Para ambas producciones, Quesos de Sasamón está  acondicionando dos nuevas naves en el complejo de la villa, que supondrá una inversión de 200.000 euros para maquinaria.

En el caso de la elaboración del tipo Camembert (con leche de vaca) es obligado una instalación separada del resto de los quesos porque puede haber contaminación a consecuencia del moho. La curación de éste es de apenas 30 días, explica Manuel Sadornil.

Por otra parte, los hermanos Sadornil está trabajando en el asesoramiento al Gobierno de Senegal en el montaje de una fábrica similar a la de Sasamón; en fechas próximas está prevista la llegada del ministro de Agricultura para seguir avanzando en este proyecto en el país africano.