Los infinitos vuelos de un poeta

I.L.H.
-

José Luis del Río embarca a 8 creadores burgaleses en el poemario 'La pastora de mariposas' para dar vida a varios de sus heterónimos. El resultado es un libro de artista editado con madera y pizarra que se presenta hoy (Salón Rojo, 20 h)

Gerardo Ibáñez, José Luis del Río Galarón, Jesús Castro y Paco Ortega (de izda. a dcha.) despliegan los cuadernillos del libro que hoy presentan. - Foto: Alberto Rodrigo

José Luis del Río Galarón es como la santísima Trinidad: es uno y tres. Su capacidad creativa le da para escribir bajo varias identidades, creando no solo un nombre ficticio sino un estilo diferente con cada personaje y toda una biografía en torno a sus distintos alter egos. «Me di cuenta que no escribo todo de la misma manera. Que diversifico mis formas de escribir o mis formas de sentir. La estructura es semejante en todos los heterónimos que creo. Es decir, soy un autor con varios personajes, muy a lo Fernando Pessoa», señala.
Cuando firma con el nombre de su carné de identidad, el autor y editor hace una poesía que define como «dura, oscura, estructuralista, mecánica, técnica, existencialista...». En cambio, cuando adquiere la forma de la escritora portuguesa Andrea Spinoza, su poesía «trasciende el romanticismo hacia una sensualidad carnal: el ser amado es un ser físico por el que siente deseo y placer». Y Alexos Mendibe, otro heterónimo,  escribe una prosa poética «un poco deslenguada».
Con los versos de Spinoza y Mendibe José Luis del Río ha querido hacer un libro-objeto, un libro de artista bilingüe (en castellano y en portugués)en el que participan ocho creadores burgaleses. Con ellos el poeta puede alzar varios vuelos a la vez, cada heterónimo apoyado en sus alas y todos centrados en el desarrollo natural de una mariposa. «No me refiero a su metamorfosis, sino al concepto de mariposa, a su existencia en el campo, sobre las flores, su cuerpo, la boca, el vuelo, etc.».
Los artistas que han participado lo han hecho sin conocer en profundidad los entresijos -que son muchos- de La pastora de mariposas, como se titula el proyecto editorial. «No nos dio ninguna pauta. Sabíamos el título y nada más. En los estudios de cada uno y en función de lo que había escrito eligió aquellas obras que pensó que le encajaban con sus textos. La sorpresa, como quien dice, nos la hemos llevado según avanzaba el proyecto». Así lo han vivido Gerardo Ibáñez, Paco Ortega y Jesús Castro, junto a Rafael Mediavilla, María José Castaño, Isaac Martínez Sacris, José Marticorena y Jesús Hernando.
Y a cada artista lo que le ha tocado es participar de una acción de la mariposa:Sacris, por ejemplo, es el cuerpo; Ibáñez alude a la abstracción del tiempo y la descripción temporal;Castro pinta la memoria breve de la mariposa y los recuerdos póstumos, Marticorena.
Con esas ilustraciones y los poemas de Spinoza, La pastora de las mariposas se enriquece con los materiales de la edición:una caja hecha de pizarra y unos cuadernos cuya portada es chapa de madera natural. Cada pieza ha ido provocando algo en el resto. Es el efecto mariposa que José Matesanz describe en el prólogo como «una comunión entre la realidad y la magia, entre los mundos visibles y los imaginados».
La pastora de mariposas, que tiene una ayuda CREA a la edición de la Fundación Caja de Burgos, se presenta hoy, jueves, en el Salón Rojo del Teatro Principal, a las 20 horas. Los 300 ejemplares editados (algunos numerados)están a la venta a un precio de 36 euros.