scorecardresearch

Obras admite errores pero defiende el diseño del carril bici

C.M.
-

El bipartito reconoce que algunos tramos «se podrían haber mejorado» y toma nota para el futuro. Apunta a informes de Tráfico para no eliminar calzadas

Uno de los tramos críticos en Camino Casa la Vega. - Foto: Valdivielso

El equipo de Gobierno sale en defensa del trazado de los nuevos tramos de carriles bici tras las críticas vertidas desde asociaciones de peatones y ciclistas y también de usuarios anónimos, aunque reconoce que algunos puntos de los trazados «se podrían haber mejorado» pero mantendrán lo ya ejecutado. No obstante, «toma nota» para futuro proyectos.

Cabe recordar que se están ultimando dos nuevos tramos divididos en varios subtramos. El primero discurre entre Camino Casa la Vega-Islas Baleares (HUBU) e Islas Canarias mientras que el segundo se ha diseñado desde la plaza de España hasta el bulevar pasando por la plaza de España y las calles San Lesmes, Gran Teatro, Doctor Fleming, Santa Clara y Covarrubias. 

El objetivo pretendido con esta actuación ha sido «dar una buena solución» para que cualquier usuario de bicicleta o vehículo de movilidad personal (VMP) pueda transitar de la «manera más directa posible» desde el G-3 hasta el sur de la ciudad a través de uno de los centros «neurálgicos» como es la plaza de España. Precisamente, desde este entorno se construirá en los próximos meses un nuevo tramo que discurrirá desde Reyes Católicos hasta la avenida de Cantabria. 

A pesar de la polémica generada, especialmente, en el tramo entre la plaza de España y el bulevar, desde el área de Vías Públicas y Obras se escudan en que los estudios proporcionados desde Tráfico aconsejaban «la no eliminación de carriles destinados a vehículos a motor» de las vías que concurrían en dicha plaza. 

También se señala que precisamente cuando concurren varias vías «no se pueden colocar bolardos ni cualquier otro elemento de separación física en calzada» para proteger a las bicicletas o patinetes, dado que chocarían en su trayectoria contra tales elementos. «Por tanto, en aras de dotar de seguridad a los ciclistas y usuarios de VMP, se ha optado por construir aceras-bici en las zonas de tránsito situadas en la intersección de dos o más vías e intentando dejar una anchura de carril bici «suficiente» para el «tránsito seguro» de las bicis e «intentando mantener» las plazas de aparcamiento.

También apuntan a la existencia de barreras físicas para poder hacer otro tipo de diseños como el río Vena o la proximidad de edificios (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este miércoles o aquí)