La Ruta del Vino refuerza su oferta con una guía de árboles

Adrián del Campo
-

El trabajo analiza y pone en valor a 78 plantas de la Ribera del Duero, de las que 55 están en Burgos. El catálogo nace con diez fichas ya disponibles en internet

Presentación del Catálogo de Árboles Singulares de la Ruta del Vino. - Foto: DB

La Ruta del Vino Ribera del Duero ha reforzado su oferta turística con un Catálogo de Árboles Singulares. El trabajo presentado ayer está compuesto por 78 plantas ubicadas en las provincias de Burgos, Segovia, Soria y Valladolid, aunque la mayoría se sitúan en el territorio burgalés, con 55 leñosos. Actualmente ya están disponibles las fichas de diez árboles que en breve se irán ampliando. Con esta nueva oferta, el objetivo de la asociación ribereña es, en palabras de su presidente, Miguel Ángel Gayubo, seguir consolidándose como la «ruta preferida de interior» para los turistas. Él mismo adelantó que esperan cerrar 2019 con unos datos positivos al haber aumentado en el número de socios hasta superar los 300 servicios, aunque también admitió que el crecimiento en cifras no es lo primordial, sino que se decantó por afianzar el apego de los visitantes.
El Catálogo de Árboles Singulares nace con la idea de poner en valor la riqueza natural de la Ribera del Duero y despertar una conciencia ecológica tanto en los vecinos de la zona como en los visitantes. «Quien conoce, respeta», resumió Gayubo. La guía, diseñada por Cristina Rojo, se basa en unas fichas individuales de cada planta en las que se destacan curiosidades de la misma y, en un mapa, las instrucciones para encontrarla. Las diez finalizadas ya están disponibles en la web de la Ruta y no se imprimirán al estar concebidas como una obra sostenible, que no genere residuos. El estudio ha sido elaborado a partir del asesoramiento técnico de la consultora ambiental de Abubilla Ecoturismo, Candelas Iglesias. Ella misma destacó la riqueza natural de la Ribera y explicó que los árboles son mucho más de lo que aparentan, sirviendo de «hoteles de insectos», también de «vertebrados como las comadrejas o las lechuzas»; o de fuentes para obtener «recursos alimenticios, medicinales...». «Queremos descubrir la historia a través de lo que nos cuentan los propios árboles», declaró.