Dos años de cárcel por violar a su compañera de clase

I.E.
-
Dos años de cárcel por violar a su compañera de clase - Foto: Alberto Rodrigo

El condenado tenía sus facultades disminuidas por el exceso de alcohol y porros. Le advirtió a la víctima de que «no se le ocurriera contárselo a nadie». Esta necesitó tratamiento médico por estrés postraumático

Una violación a una joven en el parque del Parral en 2017 se ha saldado con una pena mínima para el autor después del acuerdo alcanzado entre la Fiscalía, la acusación particular y la defensa. La Audiencia Provincial ha condenado al culpable a dos años de prisión por un delito de agresión sexual en el que ha reconocido la eximente incompleta de consumo de bebidas alcohólicas y la atenuante de reparación del daño.

Los hechos enjuiciados tuvieron lugar hace dos años. El acusado, junto a otros amigos de clase, acudió a casa de la víctima, de 19 años, para celebrar su cumpleaños. Después de cenar y tomar unas copas, decidieron salir del domicilio para dirigirse a Las Llanas.

El procesado y la joven decidieron desplazarse a pie a esta zona de ocio del centro. A la altura del parque del Parral se detuvieron a descansar y se sentaron en la hierba. Segundos después, el imputado, «con ánimo libidinoso», comenzó a tocar a la muchacha. Metió su mano por debajo de la ropa y le palpó el pecho. A pesar de la oposición de la chica, el sujeto continuó con los tocamientos en las partes íntimas, mientras ella no dejaba de repetirle que parara, que no quería, según señala la resolución judicial de la Sección Penal del tribunal a la que ha tenido acceso este periódico.

Lejos deponer su conducta, el chico la agarró de los brazos, le mordió el muslo izquierdo y le dio un golpe en la pierna al tiempo que le rompía las medias y le apartaba el mono que llevaba puesto, para, acto seguido, ponerse encima de ella e inmovilizarla. La muchacha trató de huir del lugar, pero él la agarró del pelo y fue cuando la violó. Ella intentó zafarse pero el acuaso le dio un golpe en la espalda. Después de la brutal agresión sexual, el chico no dejó de repetirle que «no se le ocurriera contárselo a nadie». Por estos hechos, la víctima presentó trastorno de estrés postraumático que precisó tratamiento médico.

 

CONFORMIDAD

El Juzgado de Instrucción número 4 fue el que investigó el caso y el que tramitó el sumario que llegaría a la Audiencia, que fijó la vista oral para el pasado 26 de abril, momento en el que el imputado se hallaba en libertad provisional por este procedimiento. Sin embargo, el juicio no llegó a celebrarse porque un mes y medio antes las partes habían presentado un escrito de calificación conjunta de conformidad.

La sentencia reconoce al acusado, que carecía de antecedentes penales, la eximente incompleta de consumo de bebidas alcohólicas porque «en el momento de los hechos tenía sus facultades cognitivas y volitivas disminuidas debido a la previa ingesta de bebidas alcohólicas en exceso y porros». Asimismo, el fallo estima la atenuante de reparación del daño porque el acusado indemnizó a su compañera de clase con carácter previo.

Por todo ello, la pena de prisión que dictó el tribunal quedó finalmente en dos años. Además, hay que añadir la inhabilitación especial para el derecho de sufragia pasivo durante el tiempo de condena y el pago de las costas procesales, aunque sin incluir las de la acusación particular.