El volumen embalsado baja un 30% por el cambio climático

SPC
-
Jornada de participación pública correspondiente al tercer ciclo de Planificación Hidrológica. - Foto: Miriam Chacon (Ical)

La presidenta de la CHD reconoce que los acuíferos están "en mal estado" y augura "medidas adicionales" en el próximo Plan Hidrológico para "revertir" la situación

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Cristina Danés, reconoció hoy que la reducción de las aportaciones hidrológicas, no en todos los casos ligadas a los descensos de precipitaciones, son “una realidad”. Danés explicó que si se comparan los aportes anuales en los embalses en los años con registros es posible apreciar que hay “una tendencia a la reducción importante” de hasta casi el 30 por ciento en la capacidad de embalse desde que hay registros disponibles.

Así lo dijo durante la presentación de la jornada de participación pública correspondiente al tercer ciclo de planificación hidrológica que se celebró hoy en el Museo Patio Herreriano de Valladolid. Danés reflexionó, en declaraciones recogidas por Ical, sobre la “incertidumbre” con el cambio climático e insistió en la tendencia a la reducción de las aportaciones hidrológicas. De hecho apostilló que si se comparan los últimos 60 años con los últimos 40 es posible apreciar una reducción de las aportaciones de casi el nueve por ciento, una disminución que en algunos sistemas de explotación de la margen izquierda pueden llegar al 23 por ciento.

“Es una realidad debido al cambio climático o a la reducción de las aportaciones y esto apunta a que hay que trabajar de otra manera para hacer lo mismo pero con menos agua”, declaró Danés, quien incidió en que el ahorro la eficiencia y optimización de recursos resultan “imprescindibles” para que se pueda llevar a cabo “una buena gestión del agua”, dijo.

En materia de explotación de aguas subterráneas en la zona central del Duero, Danés elogió la “importante” explotación que ha permitido el desarrollo de la actividad agraria, algo que, sin embargo, ha comprometido el estado de los acuíferos, que se encuentran en un “mal estado”. Este hecho tiene incidencia en “un progresivo vaciado de las reservas de la cuenca” con profundidades “cada vez mayores”, lo que también supone más costes y un progresivo deterioro de la calidad, algo “realmente importante” ya que son 50.000 las personas que se abastecen de estas fuentes.

Danés lamentó que el actual Plan Hidrológico no esté siendo capaz de “revertir” la tendencia, por lo que auguró la posibilidad de que el nuevo documento contemple “medidas adicionales” para cambiar la tendencia “negativa” actual. Los documentos iniciales de cara al nuevo plan recogen que solo el nueve por ciento de las masas de agua subterráneas tienen presiones significativas por excesivos bombeos, ya que más de 100.000 hectáreas de regadíos se suministran de este porcentaje pequeño de aguas subterráneas.

En lo que a depuración de aguas residuales se refiere, la presidenta de la CHD explicó que se están cumpliendo los objetivos del plan vigente, con una inversión cercana al 30 por ciento de depuración en aguas residuales, aunque lamentó que se esté produciendo “un alto porcentaje” de vertidos calificados como “no adecuados”. Aunque incidió en que la capacidad inversora por parte de las administraciones “no es la que quisiéramos”, Danés hizo un llamamiento para que el ciudadano asuma “claramente” que hay una exigencia en depuración de aguas residuales que es “totalmente irreversible”.

Danés recordó que España tiene un expediente sancionador millonario a aunque se felicitó de que ninguno de los incumplimientos se encuentren en la cuenca del Duero, donde sí hay 30 núcleos urbanos que incumplen el tratamiento “adecuado” en la materia” y tienen sobre la mesa un expediente sancionador.

Por último, en materia de contaminación difusa, Danés cifró del orden del 56 por ciento de las masas de agua superficiales y el 47 por ciento de las subterráneas que tienen presiones significativas por contaminación difusa, es decir, que no proceden de un único punto contaminador. Según la presidenta de la CHD es posible afirmar que hay un exceso de nitrógeno en la cuenca del Duero, un problema “representativo” y que no tiene fácil solución pero que “hay que acometer” de forma transversal porque no es una problemática exclusiva de la cuenca del Duero.

Jornadas

La jornada que hoy se ha celebrado en el Museo Patio Herreriano pretendía poner en marcha la revisión del tercer ciclo de planificación hidrológica, estableciendo “un diálogo continuo” para realizar las aportaciones a los documentos iniciales del futuro Plan Hidrológico. “Todo lo que sea aportar es una mejora para consolidar en junio la documentación”, declaró Danés.

El periodo de participación pública estará abierto hasta el 20 de abril, momento en el que se empezará a trabajar en las alegaciones y propuestas presentadas por los ciudadanos. Una vez finalizada esta fase, se hará una selección de las aportaciones en un documento que será el esquema de temas importantes, donde se evaluará y se verá la situación de los problemas y la necesidad de “priorizar” para plantear medidas y establecer el que será el documento del Plan Hidrológico.