Las piezas de la turbina eólica más potente saldrán de Lerma

I.P.
-

La planta de Siemens Gamesa en la villa ducal finaliza la construcción de la multiplicadora para ese primer prototipo terrestre. Este proyecto ha permitido mantener los 99 puestos de trabajo en el centro

Vista general de la planta lermeña, especializada en la producción de multiplicadoras. - Foto: miguel ángel de la cruz

La apuesta que Siemens Gamesa realizó hace unos años por la fábrica Gearbox de Lerma, acompañada de una inversión superior a 8 millones de euros, para posicionarse en el mercado de los aerogeneradores con las últimas tecnologías y la máxima potencia está dando los primeros resultados. 
El centro lermeño está especializado en la construcción de multiplicadoras, uno de los principales componentes de los aerogeneradores terrestres, de tal manera que durante el último año y medio en la villa ducal se ha trabajado en el desarrollo y producción de un nuevo prototipo para la mayor turbina terrestre, proceso que se ha finalizado con éxito, mientras se continúa trabajando en otra iniciativa para Lerma, como es la instalación de un nuevo banco de ensayos -ya cuenta con 3- que permitirá pasar de los 6,3 MW actuales a los 11,5 MW de potencia (equivalente a 15.500 caballos de potencia) y que estará operativo previsiblemente en octubre de este mismo año. Este proyecto de ensayos supone una reestructuración de la planta de Lerma, que de hecho adquirió terrenos colindantes para levantar otra nave y distribuir los espacios para las nuevas tareas encomendadas a la empresa, y el almacenaje.
Además, una vez finalizada la producción del prototipo, el próximo año está previsto que comience la fabricación de las primeras piezas de la multiplicadora, que podrían rondar las 70 unidades (lo que significa una potencia de 500 MW), producción que se irían incrementando posteriormente. El prototipo de la nueva multiplicadora incorpora los últimos avances en diseño y tecnologías productivas, tanto internos como externos (de partners y proveedores).
Pero antes, el prototipo tiene que pasar por varias validaciones, que se sumarán a las que ya ha sido sometido en Lerma. Así, el próximo paso es su validación está en el parque de I+D situado en la sierra de Alaiz, en Navarra. Después, según Siemens Gamesa, se estima  que los componentes se trasladarán a la planta de la compañía en Ágreda (Soria) para su ensamblaje en julio. 
Además, explican que cuando llegue la producción en serie del prototipo se tardará aproximadamente en producir lo mismo que para los modelos previos, desde las 75 a las 111 horas. El tiempo total de Lerma para la fabricación posterior en serie de la máquina completa se estima en una semana y media, concreta la empresa. 
El tamaño y el peso, casi 40 toneladas, son las mayores diferencias de la nueva  multiplicadora. Supone un 35 por ciento más respecto a los modelos anteriores que se producían en Lerma.
un graN reto. La producción del prototipo realizado en la planta de Lerma ha sido todo un reto y un trabajo en equipo, tal y como resalta su director, Roberto González, y más aún en estos últimos tres meses por la situación generada por la Covid-19, porque ha supuesto cambios de protocolos y la puesta en marcha de medidas especiales para garantizar la seguridad de los trabajadores, así como compaginar el trabajo en fábrica y en casa. Sin embargo, excepto la semana obligada por el Gobierno de cerrar las actividades no esenciales y la siguiente de vacaciones, la planta ha estado operando «con relativa normalidad», añade el directo, que confirma que no ha habido expediente de regulación temporal de empleo como ha sucedido en muchas empresas, y por tanto, se ha mantenido trabajando toda la plantilla, que actualmente está formada por 99 trabajadores.
Desde las instalaciones de la villa se exportan multiplicadoras a  Brasil, EEUU y Rusia, con previsión de llegar a otros países, lo que supone, afirma González, que esta fábrica es la punta de lanza de la producción de nuevos prototipos.