La UBU ayudará a personas refugiadas en el acceso a estudios

B.G.R.
-

El campus se suma así a la lista de instituciones con programas específicos de acogida para ciudadanos con protección internacional

La UBU ayudará a personas refugiadas en el acceso a estudios

La Universidad de Burgos venía desarrollando hasta la fecha distintas acciones dirigidas a ayudar a los ciudadanos que requieren de protección internacional al verse obligados abandonar sus países de origen. Ahora, trata de dar un paso más con la elaboración de un programa específico de acogida para personas refugiadas en el que incluye dos grandes objetivos: facilitar su acceso a los estudios superiores que imparte y fomentar la solidaridad y responsabilidad con el colectivo tanto entre la comunidad universitaria como y como en el conjunto de la sociedad.

La iniciativa, aprobada hoy por parte del Consejo de Gobierno de la institución, sigue la línea de la puesta en marcha por otros campus nacionales, entre los que se encuentran la Universidad de Barcelona, la Pompeu Fabra, Rovira i Virgili, Málaga, Sevilla, Autónoma y Complutense de Madrid o el País Vasco. De igual modo, trata de cumplir el compromiso que la Conferencia Nacional de Rectores (CRUE) alcanzó en este sentido en 2015.

El programa estará capitaneado por una Comisión de Acogida de la que formarán parte cinco vicerrectorados, y la Gerencia, además de otras unidades y servicios de la UBU tales como los de Estudiantes y Gestión Académica; Empleo; el Centro de Cooperación y Acción Solidaria, y el Aula de Paz y Desarrollo. También se constituirá una mesa local mixta en la que estarán presentes instituciones locales, provinciales y regionales.

Entre las medidas específicas que se contemplan se encuentra la elaboración de un protocolo para el acceso y admisión de estudiantes refugiados, intentando que esta línea de actuación sea compartida por el resto de universidades públicas de la región, y el lanzamiento de becas de estudio para cursar grados, másteres o programas de doctorado.

Empleo. En el plano formativo, se desarrollarán cursos de transición a la universidad o al empleo que irán destinados, al igual que las ayudas anteriores, a personas que se encuentren en campos de refugiados de la Unión Europea, con esta condición reconocida, y a ciudadanos exiliados que ya residan en España. El aprendizaje abarcará campos como el conocimiento del español, del entorno sociocultural, orientación laboral o derechos humanos.

El programa comprende también otras medidas como la de promover la implantación de un pasaporte europeo de cualificaciones. Esta acreditación permitiría, según la institución local, la emisión de documentación académica que posibilite el acceso a estudios superiores o a un trabajo cualificado, además de que se trabajará junto al resto de universidades nacionales para agilizar los procesos de homologación de títulos de estos ciudadanos, tramitación que se suele prolongar en el tiempo entre uno y dos años.

El desarrollo de este proyecto también implica a los miembros de la comunidad universitaria. Así, se prevén acciones formativas para los responsables del programa, así como una campaña de sensibilización y educación para incrementar la conciencación de la comunidad universitaria. Asimismo, se crearán grupos de acogida y tutoría para personas migrantes y refugiadas en los que participarán profesores para asesorar en materia académica y alumnos voluntarios para realizar tareas de acompañamiento en la búsqueda de un trabajo, de alojamiento, gestiones burocráticas, oportunidades de ocio en la ciudad o formación.

El programa se completa con la creación de un banco intercultural de expertos, formado por beneficiarios de protección internacional que impartirán cursos en el campus, y la promoción y coordinación de distintas líneas de investigación relacionadas con los derechos humanos, la migración y el refugio.