UCCL y Asaja pactan la venta de la sede de la Cámara Agraria

F. TRESPADERNE
-

El precio fijado para los más de 700 metros cuadrados de las oficinas de Virgen del Manzano parte de 700.000 euros. En el reparto de este bien cameral solo entrarán estas organizaciones

UCCL y Asaja pactan la venta de la sede de la Cámara Agraria - Foto: EVA GARRIDO

La entrada en vigor de la Ley Agraria de Castilla y León, hace cinco años, dejó a las cámaras agrarias sin la financiación de la Administración regional y solo unas pocas han logrado sobrevivir a esa situación, entre ellas la de Burgos, que se financia con las aportaciones de las juntas agropecuarias locales de la provincia y de la Diputación. A pesar de esas aportaciones y de tener una menor estructura administrativa, y tras descartar otras opciones, mantener las actuales instalaciones de Virgen del Manzano supone para la Cámara Agraria burgalesa un desembolso mensual importante por lo que en el último pleno decidieron poner a la venta esas oficinas, que ocupan una superficie de aproximadamente 740 metros cuadrados.
El precio de salida, según apunta el presidente de la institución  cameral, José Manuel de las Heras, parte de 700.000 euros y la intención es trasladar las oficinas a un local que no genere tanto gasto mensual con esta sede, «para seguir atendiendo a las juntas agropecuarias locales, esta es la idea».
Con la venta de estas dependencias, los agricultores pretenden garantizar la continuidad de la institución, «ya que las organizaciones nos hemos comprometido a mantener la estructura de la Cámara Agraria, pero en la sede actual tenemos unos gastos tremendos y es excesivamente grande para lo que allí hacemos», indica De las Heras, quien recuerda que en la actualidad cuenta con tres trabajadores, «al 75 por ciento de la jornada». Esa continuidad también dependerán en buena medida de que las 250 juntas agropecuarias locales de la provincia y la Diputación mantengan sus aportaciones, afirma el presidente de la Cámara, quien apunta que el plazo para presentar ofertas por los locales concluirá en quince días.
patrimonio agrario. «Los locales de la Cámara son patrimonio de los agricultores, se van a vender y ese dinero se repartirá a los representantes de esos agricultores», afirma De las Heras, quien manifiesta que ese reparto se realizará teniendo en cuenta, «como establece la legislación, la representantividad de cada una de las organizaciones», exigiendo un mínimo del veinte por ciento. Esa representatividad, con los resultados de las  últimas elecciones celebradas en el sector, matiza De las Heras, corresponde a la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) y a la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), quedando fuera la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), que acudieron en alianza y no llegaron a obtener el veinte por ciento de los votos. En concreto, el reparto establecido será de un 60% para la UCCL y de un 40 para Asaja, apunta De las Heras.
Esta propuesta de reparto ya se planteó hace unos años cuando la primera intención era que desaparecieran las cámaras agrarias de la región, pero en Burgos todos apostaron por su continuidad y se frenó la enajenación del patrimonio, aunque el reparto que se proyectaba ya suscitó un enfrentamiento verbal entre las organizaciones agrarias profesional (Opas).
Sin competencias. Desde la entrada en vigor de la Ley Agraria de Castilla y León, las cámaras agrarias se han quedado sin competencias, al ser asumidas estas por los  servicios territoriales de Agricultura y por los consejos agrarios provinciales. Apesar de ello, en el mundo rural de la provincia la Cámara Agraria y las juntas agropecuarias tienen todavía una importante presencia porque han sido las que en su día contribuyeron a regular el aprovechamiento de pastos y rastrojeras, y han colaborado en la elaboración de estadísticas, expropiaciones y actuaciones de mejora de los recursos medioambientales, actuaciones que ahora han sido asumidas por el Consejo Agrario Provincial, en el que están representadas las organizaciones agrarias profesionales.