Cazan sustrayendo baterías a un empleado del depósito

J.M.
-

Las cámaras captan al trabajador con otro sujeto en plena faena. La Sociedad de Promoción planea ya su despido

En las instalaciones de Villalonquéjar hay vehículos abandonados, robados, depositados por el juzgado. - Foto: Alberto Rodrigo

El pasado 22 de mayo, el responsable del depósito municipal de la grúa, instalación ubicada en el polígono industrial de Vilallonquéjar, alertaba a los máximos dirigenes técnicos de la Sociedad de Promoción, empresa dependiente del Ayuntamiento y que se encarga de la gestión de este espacio, de que en cuestión de días había podido comprobar que habían desaparecido varias baterías de vehículos de los que se custodian en las dependencias de la calle Condado de Treviño. Ante esta llamada de alerta, desde la dirección de Promueve decidieron, de inmediato, ponerse en contacto con la empresa de seguridad para que se procediera al visionado de las cámaras de videovigilancia y así esclarecer los hechos.
Seis días más tarde, la empresa que custodia las grabaciones informó de que se veía a una persona en las imágenes y en la Sociedad de Promoción pudieron  «reconocer a la persona que comete los hechos». No era otra, según apuntan desde el Ayuntamiento, que otro trabajador municipal de Promueve, de las propias dependencias del depósito de vehículos, al que se le ve «que se aproxima en su coche y comete» la fechoría.
Al día siguiente, la Sociedad de Promoción interpuso una denuncia ante la Policía Nacional, al tiempo que la empresa de seguridad continuó con el visionado de las imágenes. Esta tarea permitió corroborar que se habían sucedido otras situaciones parecidas y sirvió para conocer también que el empleado de Promueve no actuaba solo ya que había «dejado entrar en el recinto a un sujeto que, junto con el trabajador, revisaban varios coches de una marca en concreto».
La dirección de Promueve solicitó a la empresa la custodia preventiva de las imágenes grabadas y el almacenamiento de las mismas para su puesta a disposición de las oportunas diligencias previas y este lunes se dio traslado de los hechos a los representantes políticos presentes en la Sociedad de Promoción para que autorizaran la apertura del expediente disciplinario contra el trabajador.
Silencio. El empleado del depósito municipal, al que se le había citado para escuchar su versión de los hechos, se negó ayer a manifestar nada. A partir de ahora se le notificará el pliego de cargos, se le dará un periodo para presentar alegaciones, aunque todo apunta a que será despedido.