El PSOE fía inversiones a la venta de suelo

J.M.
-

Los 700.000 euros reservados en el Presupuesto para licitar e iniciar las obras no se podrán utilizar si el Ayuntamiento no consigue enajenar antes patrimonio

El arreglo de la piscina familiar de El Plantío urge desde hace años ya que se estima que podría llegar a perder un millón de litros al día. - Foto: Jesús J. Matías

El equipo de Gobierno del PSOE, que dentro de unos días cumplirá un año desde que logró la Alcaldía del Ayuntamiento de Burgos, parece haber heredado el desbordante optimismo que el anterior Ejecutivo, entonces del PP, mostraba en la elaboración del Presupuesto en cuanto a las previsiones de ingresos procedentes de la venta de patrimonio municipal del suelo. Si en las primeras cuentas que los socialistas pactaron con Cs a principios de febrero ya parecía aventurado estimar que el Consistorio fuera a embolsarse 2,8 millones de euros en 2020 por la enajenación de bienes, en el Presupuesto que se aprobó inicialmente en el Pleno del pasado viernes (retocado por las circunstancias) se mantiene intacto ese entusiasmo. Se vuelve a pronosticar que se ingresará la misma cantidad pese a que ya casi ha discurrido la mitad del ejercicio (sin que hasta la fecha se hayan cerrado operaciones) y se hace en un contexto de incertidumbre en el que, cuanto menos, se antoja complicado concretar ventas.

¿Qué consecuencias tiene para las arcas municipales que se hayan previsto unos ingresos que difícilmente se van a poder concretar? El equipo de Gobierno no podrá gastarse ese dinero antes de recibirlo, por lo que esa cantidad no se puede vincular a gasto corriente sino a inversiones. Es decir, el pago de las nóminas, de los suministros o de los servicios son sagrados y no se pueden dejar al albur de que la suerte sonría y se consiga vender suelo. En otras palabras, lo que se sacrifican son las nuevas actuaciones a realizar.

Del borrador inicial del Presupuesto ya se pudo saber que el PSOE y Cs, porque es de suponer que la formación naranja conoce también la letra pequeña del documento, fiaban el inicio de la construcción de la subestación eléctrica de Villalonquéjar a la venta de patrimonio municipal. Para ser exactos, a ingresar casi 2 millones de euros.

Ahora lo que ha trascendido es que el equipo de Gobierno ha supeditado también la licitación e inicio de las obras del nuevo polideportivo de San Pedro y San Felices y el arreglo de la piscina de verano del Plantío a la venta de patrimonio por valor de 700.000 euros.

En el caso de estas dos actuaciones, el Ayuntamiento había encargado ya la redacción de los proyectos, aunque la crisis sanitaria ha demorado la finalización de los trabajos. Algo que ya, de por sí, iba a complicar licitar las obras antes de que concluya el ejercicio.

El equipo de Gobierno podría recurrir a modificaciones de crédito si es que no se logra la venta de suelo, pero aquí el margen de maniobra es cada vez más escaso. Buena parte de los recursos procedentes de los remanentes de tesorería se han destinado a las medidas para ayudar al comercio, la hostelería, otras micropymes y a colectivos vulnerables. Y a esto hay que añadir que se contempla una importante caída de ingresos que no parece que se vaya a corregir, precisamente, introduciendo más gasto.

Bienes en oferta. El inmueble de mayor valor que el Ayuntamiento podría vender es el edificio ubicado en el número 2 de la plaza del Rey San Fernando. Se ha estimado un valor de entre 2,3 y 3,6 millones de euros. Este bloque ha tenido muchas novias, se pensó en él como un lugar para albergar un centro de catedrales y ahora su futuro es una incógnita. En el Ejecutivo socialista han manifestado en alguna ocasión que no se contempla su venta, pero sí ha recogido esta posibilidad para la elaboración del Presupuesto.

El resto de bienes que podrían ser susceptibles de venta son varias parcelas, la mayoría de ellas situadas en el entorno del barrio de Cellophane. ¿Cuajará alguna?