La voz de la generosidad de una familia por y para todos

I.M.L.
-

La pregonera, Montserrat Fernández San Miguel, ejerce este papel con todos los recuerdos de una localidad donde su abuelo es un personaje relevante

La voz de la generosidad de una familia por y para todos

Geóloga de profesión, enamorada de la naturaleza y la vida sana, pero, por encima de todo, una gomellana convencida, a pesar de no haber nacido en la localidad ribereña. Y es que toda la familia de la pregonera de las fiestas patronales de este año en Gumiel de Izán no puede negar que sus apellidos e historia familiar forma parte de la Historia del municipio y, gracias a la generosidad que les ha caracterizado siempre, lo seguirá haciendo durante muchas décadas. Montserrat Fernández San Miguel ha ejercido múltiples cargos en su carrera profesional, siendo ahora directora adjunta del Organismo Autónomo de Parques Nacionales del Ministerio para la Transición Ecológica, pero en Gumiel de Izán es la nieta de Maximino San Miguel de la Cámara, la hija de Titina y Ángel, casada también con un gomellano y, desde hace unos meses, la donante de los terrenos que van a acoger un complejo recreativo que incluirá la piscina largo tiempo proyectada por las corporaciones municipales gomellanas.
Un gesto así parte de la generosidad que les inculcó su padre a ella y a sus hermanos, que les ha llevado a dar este paso de compartir con los gomellanos y ribereños lo que fue la huerta de la Pedraja. «Siempre soñábamos con hacernos ahí una casa grande con piscina. Empecé a perfilar la idea de que la piscina pudiéramos compartirla con todo el pueblo y me parece increíble pensar que por fin vamos a hacerlo», reconoce Montserrat. Un proyecto que «va a revalorizar nuestra joya» porque uno de los compromisos es que sea ecológicamente sostenible, «un área recreativa integrada en el entorno, junto al río y los árboles, en la que el abastecimiento energético provenga de fuentes limpias, de energías renovables, con una buena gestión de los residuos, con zonas ajardinadas, merenderos,... lo que es un espacio gestionado de forma sostenible y respetuoso con el medio ambiente», describe, dejando traslucir su poso profesional y personal.
ese gran honor. Ante el desempeño del papel de pregonera, Montserrat reconoce que está nerviosa y emocionada, como es lógico, pero confiesa que no se lo pensó. «Le dije que sí al alcalde nada más proponérmelo, se quedó muerto», dice con desparpajo juvenil. «Tenía ya organizado el viaje de vacaciones y, aunque cambiarlo me iba a costar dinero, no me lo pensé dos veces», cuenta la pregonera. Además, aprovechando su designación, va a juntarse con todos sus hermanos para celebrar el inicio de las fiestas gomellanas. «Es un momento de reencuentro y celebración, estoy a tope cocinando platos para juntarnos en torno a una mesa, y con productos de la huerta, como les gustaba a mis padres», explica.
Sobre su parlamento en la Plaza Mayor, poco puede adelantar, porque aunque ha escrito un guión para que no se le olvide nada ni a nadie, su intención es ser lo más natural posible. «Prefiero improvisar, aunque sé lo que quiero transmitir, pero no quiero estar ahí leyendo un texto, prefiero mirar a la gente y hablar desde el corazón», comenta. Lo que tiene claro es que, además de a su familia y sus recuerdos de infancia y juventud en el pueblo, tendrá palabras para las damas y galanes de este año y para las peñas, tan importantes en este municipio ribereño. «Yo para eso soy un poco la rara del pueblo, mi marido sí tiene peña, ‘El Cubillo’, pero yo no, yo prefiero irme por ahí con la bici y vivo las fiestas de otra forma», confiesa con algo de pudor.