350 bares y restaurantes solicitan ampliar sus terrazas

H.J.
-

Licencias trabaja a contrarreloj para responder cuanto antes a las peticiones de los hosteleros. Suponen más de la mitad de los locales que podían solicitarlo para no ver limitado el aforo al 50 por ciento

350 bares y restaurantes solicitan ampliar sus terrazas - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Por fin. Después de muchas semanas de espera y unos últimos quince días de frustración por ver que otras ciudades habían avanzado en la desescalada, los hosteleros burgaleses podrán instalar desde mañana sus terrazas para empezar a recibir a los nuevos clientes, muchos de ellos ansiosos por un café o una caña al sol de primavera.
No es que esperen una avalancha, pero la mayoría de los hosteleros ve con optimismo este primer paso que podrán dar desde hoy. Unos pocos llevaban unos días ofreciendo bebidas y comidas para llevar, pero no es lo mismo, y aunque no se vayan a hacer ricos con la terraza al 50% todos lo interpretan como un avance necesario, aunque algunos ni siquiera estén decididos a abrir.
Sí que parecen animados los alrededor de 350 establecimientos que han solicitado ante el Ayuntamiento de Burgos la posibilidad de ampliar la extensión de sus terrazas, de forma que puedan seguir manteniendo las distancias entre mesas sin perder clientela.  
El dato proporcionado desde el área de Licencias incluye las 270 peticiones que se habían recibido hasta el viernes y una estimación sobre los que podrían llegar mañana mismo, último día de plazo.La afluencia de escritos ha sido notable a lo largo de la última semana y el Consistorio trabaja a contrarreloj para poderlas contestarlos cuanto antes.
El concejal del ramo, Daniel Garabito, destaca incluso que de forma voluntaria hay 10 personas trabajando desde el viernes (que era la fiesta de Santa Rita en la administración local) y durante todo este fin de semana para sacar adelante el máximo número de expedientes. Son cinco aparejadores, tres arquitectos y dos administrativos cuyo objetivo es empezar a dar respuesta a partir del martes, aunque el objetivo final es tener todo el proceso terminado para el 15 de junio. Por eso el edil agradece especialmente la «implicación de los trabajadores», que están empleando tres jornadas en principio no laborables para ellos en «estar al 100% con este tema para poder darle un empujón muy importante».

 

Más información en la edición impresa de Diario de Burgos